Probamos estos prácticos protectores para las calas de los pedales Speedplay.

Aparecidos en el mercado hace casi una década, los pedales Speedplay son probablemente la opción más “especial” en materia de pedales para un ciclismo de alto rendimiento. Con un sistema de ajustes completísimos, suelen ser la opción de muchos ciclistas que buscan la máxima personalización en la regulación y apriete de las calas. Por esto, y por su nivel de precio, suelen ser pedales que usan ciclistas de alto nivel y, por tanto, difícilmente veremos en aficionados más esporádicos.

Uno de los inconvenientes de los Speedplay es que el apoyo de sus calas es metálico. Esto las hace peligrosas al caminar y también muy sensibles al desgaste. Para contrarrestar estos problemas, un usuario de estos pedales en Estados Unidos, Scott Woodford, ideó estas fundas Keep On Kovers, unas tapas de plástico que cubren las calas de los Speedplay. El invento era realmente práctico, porque no se trataba de un protector que se colocaba al bajar de la bici (hay marcas que ofrecen este tipo de accesorio para todo tipo de calas), sino que la funda es compatible con el pedaleo, con lo cual se lleva siempre.

keeponkovers 05

Este es el aspecto de las fundas Keep On Kovers tras un uso intenso durante varios meses y algunos miles de kilómetros.

En marcha
Hay que decir que lo primero que nos llama la atención de estos Keeps On Kovers es que su inventor sea un usuario estadounidense y no la propia marca Speedplay. Teniendo en cuenta que se trata de un problema bastante obvio en sus calas, resulta extraño que no hayan aportado ellos mismos una solución. Estos protectores funcionan de manera muy sencilla, se encajan en las calas Speedplay a presión y ya está… ya podemos pedalear con ellas. En principio, una vez colocadas, no hay por qué retirar estas fundas, ya que no interfieren en el pedaleo. Las hemos usado durante varios meses (unos 3000 km) y lo cierto es que no hemos encontrado ninguna pega importante, salvo que hacen algo de ruido, sobre todo al cabo de unas cuantas salidas.

Este problema era esperable, ya que el roce del plástico con el metal de la cala-pedal suele tener este tipo de consecuencias. De hecho, este tipo de ruidos se dan en sistemas de pedales convencionales (Look, Time…). Lo importante aquí es que los protectores Keep On Kovers no interfieren en absoluto en el pedaleo ni, sobre todo, en el complejo sistema de ajustes de los Speedplay. Con lo cual la prueba ha sido más que satisfactoria. El precio de este producto nos parece más que razonable, ya que por apenas veinticinco euros conseguimos alargar considerablemente la vida de nuestras calas Speeplay (un producto que tiene un coste mucho más elevado). De todos modos, hay que reconocer, a tenor por lo que se puede ver en las fotos, que la resistencia al desgaste de estas fundas no irá mucho más allá de una temporada.

¿Para quién?
Un producto muy recomendable, casi obligatorio, para cualquier usuario de pedales Speedplay. Ninguna interferencia en el pedaleo, seguridad al caminar e incrementa la duración de las calas. La única pega es que con el tiempo hacen algo de ruido al pedalear (bueno, y que incrementan el peso de los pedales en 30 gramos). Si somos ciclistas habituales (en torno a 8000km al año) es probable que tengamos que cambiar de fundas cada temporada.

Lo mejor: Eficacia, protección del desgaste de la cala.
A mejorar: Ruido del roce plástico-metal al pedalear. Resistencia al desgaste.

Material: plástico endurecido
Color: negro
Peso: 30g (el par)
Precio: 24,90€
Distribuye en España: www.vitalnutritech.com