Si ayer Kruijswijk hizo saltar el Giro por los aires, hoy lo que ha demostrado es que él y sólo él es el patrón de la carrera. El ciclista del Lotto NL-Jumbo ha dado un golpe de mano en la cronoescalada de Alpe di Siusi al ser segundo en la etapa y distanciar aún más a todos sus rivales directos. Lo que eran sólo segundos de ventaja tras la etapa de ayer hoy se ha convertido en más de dos minutos sobre su principal perseguidor, que ahora es el colombiano Esteban Chaves.

Todo esto en un día que supuso también la demostración de que Alejandro Valverde no le ha perdido la cara al Giro a pesar de su mal día de ayer. El murciano, principal baza española, se reenganchó al menos a la pelea por el podio en una gran contrarreloj donde fue tercero. ¿Y quién fue primero? Pues Alexander Foliforov, que hasta hoy era un desconocido para el gran público tras desarrollar casi toda su trayectoria en la órbita de Rusvelo e Itera.

Foliforov consiguió bajar de los 29 minutos y dejarlo en 28’39” en la cima de Alpe di Siusi. Sólo Kruijswijk, que lo perdió por centésimas, logró superar también esa barrera. Y lo del ruso fue, sobre todo, gracias a una enorme segunda parte. Para muestra, la prueba de que la ‘maglia rosa’ pasó por el paso intermedio del kilómetro 4,4 con 21 segundos de ventaja sobre el ruso. Los mismos que perdió en la segunda parte de la subida.

Valverde resurge, Amador cae

La bicefalia de circunstancias que había estado llevando a cabo Movistar se ha terminado tras el día de hoy. Porque es cierto que Alejandro Valverde parece haber olvidado pronto su mal rato de ayer, pero por el contrario Andrey Amador sigue confirmando que no está para pelear por las mismas cotas que su compañero este año. El costarricense se dejó 2’12” con Kruijswijk y tanto Majka como Zakarin lo han adelantado en la general.

Lo de Valverde da esperanzas porque ayer parecía vacío en todo momento. Sin embargo, en la crono se le han visto siempre buenas sensaciones. Quizás se le ha hecho un poco largo el final, porque ha perdido parte de la ventaja que le había metido a Chaves, pero lo cierto es que hoy está algo más cerca del tercer y, sobre todo, del segundo puesto. De hecho, ha metido tiempo a todos los favoritos salvo al líder que ha estado inaccesible.

Nibali se aleja del rosa

La peor parte se la llevó hoy un Nibali que ayer tuvo que rendir a su límite para poder salvar el día sin pérdidas irreparables. Pero hoy no ha sido así. El italiano se dejaba medio minuto en el primer paso intermedio donde estaba por detrás de casi todos los favoritos. Tanto las sensaciones como los tiempos seguían siendo cada vez más preocupantes para el ‘Squalo’ a medida que avanzaba la crono.

alejandro-valverde-steven-kruijswijk-vincenzo-nibali-alpe-di-siusi

Y, para colmo, un percance con el cambio terminaba por sacarlo casi de la etapa. Hasta el punto de que, de haber sido algo más larga, probablemente habría visto a Kruijswijk llegar desde atrás para doblarlo. Se dejó más de dos minutos en la línea de meta y fue sobrepasado por Esteban Chaves en la clasificación general. Un Chaves que también acabó con una gran segunda parte de la subida para ser sexto en la etapa y colocarse ahora como principal amenaza para Kruijswijk. No sólo por su posición, sino por dar la sensación de que puede ser el único que le haga sombra.

Ahora, Kruijswijk se marcha al último día de descanso con 2’12” de ventaja sobre Chaves. Nibali es tercero a 2’51” y Valverde está cuarto a 3’29” o, lo que es lo mismo, a poco más de medio minuto del podio. Majka es quinto a 4’38” y Zakarin, sexto, está dos segundos por detrás. Pero falta una semana y esto todavía puede dar muchas vueltas. Lo único cierto es que el neerlandés es el gran patrón del Giro ahora, y que tanto Nibali como Chaves, Valverde y el resto deben pasar al ataque si quieren asaltar la ‘maglia’ porque ya hay un hueco importante. Ahora la pregunta es, ¿tendrá Lotto NL-Jumbo equipo suficiente? El domingo que viene salimos de dudas.