Algún día tenía que pasar. El Giro ha saltado completamente por los aires en el ‘tappone’ de Corvara. Era una de esas jornadas de todo o nada, en la que se iba a decidir, al menos, quiénes salían de aquí en disposición de seguir peleando la victoria de esta edición de la ‘Corsa Rosa’. Lo que está claro, justo antes de la cronoescalada de mañana, es que ya nadie lleva la careta puesta y todo el mundo sabe de qué pie cojean los demás.

Y desde luego, las noticias difícilmente podrían ser peores para los intereses de los corredores españoles. Porque el gran damnificado entre los favoritos al Giro no fue otro que Alejandro Valverde, que se dejó cualquier opción a ganar el Giro en el año de su debut. En la meta de Corvara (Alta Badia) le cayeron nada menos que 2’59” y ahora es cuarto en la clasificación general, pero lejos del nuevo líder.

Kruijswijk dinamita el Giro

Después de un Passo Giau en el que se descompuso por completo la numerosísima fuga que se había formado al principio de la etapa –de la que salió Rubén Plaza a 80 de meta para desfondarse en el mismo Giau- y donde Scarponi hizo pedazos el grupo de los favoritos para dejarlo prácticamente en el Top10 de la carrera aunque ya sin Bob Jungels. Todo quedaba para Valparola.

Y ahí sucedió. Primero fue Nibali quien probó, pero Kruijswijk salió como un resorte y, tras él, Chaves y Majka. Zakarin mantuvo el ritmo y el que se perdió fue Valverde. Ya con el murciano cediendo terreno, fue el neerlandés del Lotto NL-Jumbo quien dio el estacazo. En un principio Chaves y Nibali fueron tras él, pero sorprendentemente el italiano se abrió y delante se unieron los dos.

A decir verdad, en todas las etapas serias Kruijswijk había dado la sensación de ser el más fuerte. Pero sólo eso, una sensación, porque en ningún momento habían llegado ataques de entidad. Hoy se ha pasado a los hechos y ha respondido. El Giro tiene un nuevo patrón, cuyo principal desafío es precisamente ese: que nunca se ha visto en esta situación. Por fuerzas, parece que está capacitado para defenderlo tanto en Alpe di Siusi como en la tercera semana.

corvara-alta-badia-esteban-chaves-steven-kruijswijk-vincenzo-nibali-passo-giau-valparola

Probablemente haya nacido –o mejor dicho, se haya confirmado- un vueltómano al que habrá que tener en cuenta en el futuro. Ya fue séptimo en el pasado Giro 2015, en el que mostró una generosidad en los esfuerzos que sus rivales aprovecharon en muchas ocasiones. Este año está sabiendo dónde atacar y por el momento sólo Chaves ha sido capaz de seguirlo. Sobre el papel, Kruijswijk es mejor contra el crono. Pero es cierto que la de mañana no es una crono normal.

Nibali se salva ‘in extremis’

Vincenzo Nibali cedió en primer término pero luego fue capaz de estabilizar las diferencias. Pasó Valparola a medio minuto de los dos hombres más fuertes del Giro, y aunque llegó a estar a punto de enlazar, terminó con la misma desventaja en la línea de meta. Por tanto sigue vivo en la clasificación general a tan sólo 41 segundos del neerlandés. Se supone que Nibali se ha programado para llegar muy fino a la tercera semana, veremos si lo suficiente porque la traca final es seria.

El caso es que hoy, en Alpe di Siusi, el ‘Squalo’ ya sólo tiene un gran rival al menos en principio. Chaves se llevó la etapa aprovechando su buena punta de velocidad para ganar sobre Kruijswijk y dos que venían de la fuga: Preidler y Darwin Atapuma. Pero en la general está por detrás de Nibali. Al colombiano de BMC, por cierto, le echaron mano a mil quinientos metros de la llegada después de una auténtica cabalgada en solitario por Giau y Valparola. De momento, Nibali ha salvado el ‘match ball’ aunque hoy mismo tiene otro.

Naufragio de Movistar

Amador ya pasó el Giau con un minuto perdido sobre el grupo de favoritos. Algo que podría entrar dentro de lo normal en un ciclista como el costarricense, más rodador que escalador, en un puerto tan exigente y con el ritmo que estaba metiendo Astana. Pero lo que no esperaba nadie es que Alejandro Valverde no se inmutara cuando Nibali lanzó el ataque que rompió el grupo. El murciano, simplemente, dejó de ser la sombra del ‘Tiburón’ para empezar a ir hacia atrás, cada vez más y sin remisión.

Para el Movistar, todo lo que podía salir mal salió mal. No había ningún compañero para ayudar a Valverde, salvo un Amador que siguió enganchando a su grupo y colaborando con cada gramo de fuerza que tenía. La distancia no hizo más que aumentar, y el ‘Muro del Gatto’ fue la puntilla. Valverde se acabó dejando 2’59” en meta y Amador llegó casi un minuto más tarde. Ahora son cuarto y quinto, respectivamente, a un minuto y medio del podio y tres de la ‘maglia’.

En cualquier caso, habrá que esperar a sus reacciones para ver a qué ha podido deberse. La etapa de mañana no tiene por qué seguir esta tendencia, y el día de descanso es lo mejor que les podía pasar. Pero ahora todo ha cambiado y los patrones de la carrera son otros. Movistar deberá pasar al ataque si quiere, por lo menos, pisar el cajón en Turín. Y las cartas están ya todas en la mesa.

Clasificación de la etapa
1. Esteban Chaves (Orica-GreenEdge) 6h06’15”
2. Steven Kruijswijk (Lotto NL-Jumbo)  m.t.
3. Georg Preidler (Giant-Alpecin)  m.t.
4. Darwin Atapuma (BMC) a 6″
5. Vincenzo Nibali (Astana) a 37″
7. Ilnur Zakarin (Katusha) a 2’29”
8. Rafal Majka (Tinkoff) m.t.
11. Alejandro Valverde (Movistar) a 2’59”

Clasificación general
1. Steven Kruijswijk (Lotto NL-Jumbo) 60h12’43”
2. Vincenzo Nibali (Astana) a 41″
3. Esteban Chaves (Orica-GreenEdge) a 1’32”
4. Alejandro Valverde (Movistar) a 3’06”
5. Andrey Amador (Movistar) a 3’15”
6. Rafal Majka (Tinkoff) a 3’29”
7. Ilnur Zakarin (Katusha) a 3’53”
8. Rigoberto Urán (Cannondale) a 5’01”