Analizamos todas las ascensiones de esta nueva marcha de 178 km y 3.900 m de desnivel: Kanpazar, Ixua, Milloi, Astorkigane, Sollube, Gerekiz, Montecalvo y Urkiola.

La nueva Gran Fondo BIBE Transbizkaia es una prueba cicloturista no competitiva pero muy exigente, que nace este año coincidiendo con la celebración de la Feria de la Bicicleta BIBE en Durango, y espera contar con una numerosa participación. Las inscripciones estarán abiertas a partir del 21 de abril y hasta el 17 de junio.

A continuación, analizamos las ocho subidas que figuran en el recorrido:

Kanpazar

El alto de Kanpazar es una de las carreteras que anexan Bizkaia y Gipuzkoa, sirviendo de unión entre Elorrio y Arrasate. Se trata de una subida de 5 kilómetros en la que, si no fuera por el altímetro, que marca alrededor de los 400 metros, se podría decir que estamos en los Pirineos. Este puerto también se asciende en la Vuelta al País Vasco.

Ixua

Después de dejar atrás Eibar, un pueblo tradicionalmente dedicado a la manufacturación del hierro, cuna de fábricas de bicicletas como Orbea, BH o GAC, comienza esta ascensión, que se inicia en el kilómetro 45 de la marcha y une Eibar con el barrio de Markina, Extebarria. Sus casi 5 kilómetros de pendiente, con un máximo de 10% de desnivel, eran catalogados como un “2ª categoría duro”, o un “1ª llevadero” como figuraba en la mítica Marcha Cicloturista Jesús Loroño.

Perfil GF BIBE Transbizkaia

Perfil de la Gran Fondo BIBE Transbizkaia 2016.

Milloi

A simple vista puede que sea la ascensión más asequible, pero esto no le resta ningún encanto. A lo largo de los 3 kilómetros de subida, en los costados de la carretera se ven las montañas cubiertas de vegetación típica del Atlántico, como por ejemplo el eucalipto. Estos árboles ayudarán a los cicloturistas a abrir un poco los pulmones ya que todavía queda un poco más de la mitad del recorrido.

Astorkigane

El ascenso a Astorkigane tiene una altitud de 235 metros y una inclinación de más del 10%. Allí se encuentran paisajes típicos de la zona más rural de Bizkaia, con carreteras que serpentean las faldas de las montañas. Al llegar al alto, como en cada uno de los ocho puertos, habrá avituallamientos líquidospara hidratarse.

Sollube

Sollube es una de las subidas más duras del trazado. Desde el kilómetro 118 al 122 habrá un desnivel de 330 metros con un grado medio del 7%. La subida merece la pena ya que desde allí se podrá disfrutar de unas vistas increíbles como el acantilado de Ogoño, el pueblo pesquero de Bermeo y la isla de Izaro como portal del Mar Cantábrico.

Gerekiz

Tras bajar una pendiente tan pronunciada como la propia subida a Sollube, nos disponemos a afrontar la subida de Gerekiz. Muchos jóvenes ciclistas, hoy en día profesionales, dieron sus primeras pedaladas por estas carreteras. Este puede tratarse del último punto en el que los ciclistas tienen opción de tomarse un ligero respiro, ya que a partir de la bajada de este puerto de 4ª categoría, desde el kilómetro 150 prácticamente todo es subida.

Montecalvo

Durante los siguientes casi 8 kilómetros, todo va a ser subida. A lo largo de esta distancia se acumularán al trazado 350 metros de desnivel. Lo bueno de este puerto es que prácticamente no tiene rampas que rompan la regularidad del 7% de desnivel constante. Esta subida servirá como calentamiento al gran rey de las subidas: Urkiola.

Urkiola

Como colofón a la I Gran Fondo BIBE Transbizkaia los participantes se enfrentarán a uno de los retos ciclistas más duros de Bizkaia: Urkiola. Este puerto, con una media de 9% de inclinación, llegando incluso a un máximo de 14%, no parece duro por su distancia, pero al averiguar que en esos 6 kilómetros de ascensión se suben 580 metros de desnivel el asunto cambia.

Mapa GF BIBE Transbizkaia

Recorrido de la Gran Fondo BIBE Transbizkaia 2016.