Este invierno, Rein Täaramae cambió el rojo de Cofidis por el celeste de Astana. Habían sido ocho temporadas alternando grandes actuaciones con largos períodos de miseria. El estonio evanescente fue capaz de aguantar el ritmo de Froome en la Planche des Belles Filles, Tour de Francia 2012; también se impuso en la llegada a la Farrapona de la Vuelta a España del año anterior, aprovechando el altruismo de un David de la Fuente que renunció a la gran victoria de su vida deportiva por propiciar el éxito de Juanjo Cobo.

Con esas actuaciones se hizo acreedor de unos galones que posteriormente no honró, errático. El año pasado recuperó prestaciones en escenarios menores (2º en la Vuelta a Turquía, victoria en el Tour de Doubs), pero fracasó en los mayores como la mayoría de líderes de Cofidis. Fue por eso que este invierno pusieron las maletas en la puerta a medio equipo y contrataron a Bouhanni y su séquito.

No obstante la inconsistencia, Täaramae es un motor privilegiado. Lo sabía Astana, que le contrató en verano buscando un vagón para el ‘treno’ de Nibali. Hoy, en la Vuelta a Murcia, han encontrado un ganador. El estonio atacó desde el pelotón subiendo Collado Bermejo, puerto que encadenado con Sierra Espuña suponía el gran obstáculo en el camino de los corredores; se marchó, neutralizó la voluntariosa fuga de Gari Bravo (Murias Taldea, ganador de las Metas Volantes) y Víctor Martín (Burgos BH, perdió la Montaña ante Täaramae) y no volvieron a verle. Su exhibición en el llano, con viento de cara, fue tremenda: en lugar de ceder terreno, lo puso por medio. La subida postrera a la Fortaleza del Sol del Lorca sí se le atrancó, pero logró coronar victorioso con un exiguo margen de diez segundos. “Casi me echo a llorar a dos kilómetros de meta: cada vez se acercaban más y mis piernas estaban más y más pesadas”, reconoció.

La anécdota de la jornada la proporcionó el coche neutro que seguía a Täaramae. Torpe, se quedó calado en plena recta de meta, a la salida de una curva a la cual los perseguidores del estonio llegaron embalados peleando por las posiciones de podio, que correspondieron a Bauke Mollema (Trek) y Zdenek Stybar (Etixx). El incidente, por fortuna, no tuvo más impacto que este vídeo en Twitter, airadas protestas de los corredores y unas cuantas anotaciones en el informe del comisario técnico.

Más información: Web oficial de la Vuelta a Murcia