La marcha cicloturista más popular de Cataluña cumple este año 18 ediciones. La Terra de Remences mantiene su público fiel de cada año y, como viene siendo habitual, cerró el cupo de 3000 inscripciones en apenas tres horas. Este año, una de las principales novedades es se usará un chip integrado en el dorsal que debe colocarse delante del manillar de la bici. Este dorsal incluye una solapa con el perfil de la marcha y no es retornable. El CC Bas, organizador de la prueba, mantiene su clásica oferta de dos recorridos: 170 y 95 kilómetros. El coll de Bracons (8,5km al 7,5%) y sus duras rampas en los kilómetros finales será como siempe la principal dificultad de la jornada y el hito que hará de parteaguas entre quienes se deciden definitivamente por la ruta larga. Antes, todos los participantes deberán superar los más llevaderos altos de Capasacosta y Canes y, ya al final del recorrido largo, el binomio Can Bac y Condreu.

La Terra de Remences, con salida y llegada en la localidad de Sant Esteve d’en Bas (Garraotxa), se celebrará el próximo domingo 10 de mayo. Como suele ser habitual, el día antes se organizará una exposición de marcas en el polideportivo municipal coincidiendo con la entrega de dorsales. La Remences forma parte de los circuitos Ciclopirieneus y Challenge de la Federacion Catalana, así como del Circuito Medio Fondo de la RFEC. Más información sobre esta marca en la www.terraremences.com