Se prevén temperaturas de 40ºC en el Mundial de Doha 2016, por lo que la UCI está preparada para reducir la prueba en línea a 150 km en caso de calor extremo.

A través de un comunicado en su página web, la UCI ha explicado que ha puesto en marcha un protocolo en caso de calor extremo. Desde el final de septiembre, un grupo de cuatro expertos formado por el Dr. Anton Zasada, Dr. Olaf Schumacher, Dr. Sébastien Racinais y Dr. Juan Manuel Alonso examinarán la previsión meteorológica y se reunirán antes de cada una de las carreras en los Campeonatos del Mundo de Ciclismo en Ruta 2016.

Se llevarán a cabo comprobaciones diarias de la temperatura por parte de dos representantes de la UCI mediante indicadores de estrés térmico. Las decisiones que tome la UCI serán después de consultar a este grupo de expertos, al presidente de la Comisión de Atletas Bobbie Traskel y al presidente del Panel de Comisarios Ingo Rees.

Si se decide que las temperaturas son demasiado elevadas, la prueba en línea masculina élite se vería reducida a 150 km y el resto de las pruebas en línea verían el número de vueltas al circuito reducido. Pero eso no es todo, la UCI también ha preparado abastecer a todos los corredores con agua durante la carrera gracias a dos motocicletas que se moverán a lo largo del convoy, distribuir agua y hielo a todos los equipos en el parquing antes de la carrera y repartir 10.000 botellines TACX entre estos.

Este año ya hemos visto varios casos en los que el recientemente implantado Protocolo de Condiciones Climáticas Extremas ha tenido que ser activado, como en la nieve de París-Niza y Tirreno-Adriático o en los fuertes vientos de la Clásica de Almería.

Las altas temperaturas que se esperan en Doha, la capital de Qatar, que rondan los 40ºC, han hecho poner en alerta a la UCI con respecto a la posibilidad de tener que actuar para evitar convertir una prueba mundialista en un suplicio para los ciclistas.