Este domingo se dará el pistoletazo de salida de la París-Rubaix, la última gran cita de la temporada de las clásicas de pavé. En nuestro país son carreras que no tienen el seguimiento del gran público, siempre por detrás del Tour de Francia y las otras grandes vueltas por etapas, pero en los países del norte de Europa reciben toda la atención mediática y forman parte del ADN cultural y deportivo de esos países. La gloria en Flandes o Rubaix convierte a sus vencedores y equipos en portada de la mayoría de diarios deportivos.

Son carreras donde existe una grandísima competencia, donde no se permiten errores, y en las que se reza para no tener mala suerte. Un mal día, un pinchazo o una avería mecánica durante el transcurso de una de estas clásicas, supone en muchos casos, el éxito o el fracaso de toda una temporada. Por este motivo, no es extraño que las marcas de bicis y mecánicos de equipo preparen máquinas especiales para estas duras pruebas. De hecho, la industria ha encontrado en las clásicas, sobre todo en las de adoquín, un filón para presentar cuadros y demás accesorios para hacer la bici más confortable. Actualmente, no hay ninguna gran marca de bicicletas que no disponaga de un modelo “desarrollado en el pavé” y destinadas al un público que busca sintetizar comfort y rendimiento. Estas son algunas de las bicis y características especiales de los dominadores del pavé:

pinarello K8-sTeamSkyH2

Pinarello Dogma K8-S, una bici con amortiguador trasero para el Team Sky.

CUADROS: La Pinarello Dogma K8-S es, quizá, el caso más paradigmático y revolucionario dentro de los cuadros para los adoquines en los últimos años. Aunque hay predentes de otras bicis con soluciones similares, lo cierto es que hacía tiempo que no se usaba un concepto tan claro de “amortiguador” en un cuadro para el pavé. La bici del Team Sky para la vigente temporada, ha incorporado un amortiguador trasero para mejorar la eficacia de pedaleo sobre el irregular pavé. Una eficacia buscada durante años con el uso de nuevas geometrías y materiales para mejorar la absorción de vibraciones e impactos, aunque esto haya supuesto en muchos casos, menor rigidez y ligereza.

 

casete32

El equipo Bora-Argon 18 usó un cassette de 11-32v en el Tour de Flandes.

DESARROLLOS: Para superar algunos de los verticales y resbaladizos muros de pavé, muchos corredores deciden montar desarrollos que parecen más típicos de etapas de alta montaña que de clásicas con un desnivel acumulado infinitamente inferior. En el Tour de Flandes, es habitual ver cassettes de hasta 27 o 28 dientes, aunque el equipo Bora-Argon 18, se lleva la palma. El equipo alemán monto un 32 para superar el Koppenberg.

 

28 mm

El equipo Bora-Argon montó tubulares de 28 mm en Flandes.

TAMAÑO DE LAS CUBIERTAS: Otro elemento propio del pavé es el uso de tubulares más anchos de lo habitual. Cuando normalmente se usan tubulares de 22 mm, en estas clásicas no es extraño verlos de 25 mm, e incluso de 28 mm (otra vez los del Bora-Argon 18). Este mayor volumen del neumático, unido a una menor presión ofrece una mayor capacidad de absorción de vibraciones, a la vez que permite un mejor agarre en las durísimas rampas adoquinadas.

 

doble-cinta

Manillar con doble cinta en una bici del BMC.

DOBLE CINTA DE MANILLAR: Una de las soluciones más antiguas para estas pruebas. Para limitar las vibraciones que sufren los ciclistas durante los tramos adoquinados muchos ciclistas montan doble cinta en el manillar (o, en su defecto, montan cintas más gruesas, espcíficas para estas carreras). Es típico escuchar a ciclistas que una vez se bajan de la bici reconocen que se les han dormido las manos o brazos durante la carrera. Además este acolchado permite una mejor sujeción del manillar y en consecuencia un mejor control de la bicicleta.