Más de 37.000 aficionados obtuvieron la licencia cicloturista el pasado año, 892 fueron mujeres.

El ciclismo, en su versión ciclodeportiva o cicloturista,  es sin duda un deporte en auge. Muchos datos demuestran esta afirmación y uno de ellos es el continuo incremento del número de licencias federativas de cicloturismo emitidas en los últimos años. Según los datos oficiales de la Federación Española de Ciclismo (RFEC), estas licencias pasaron de 31.081 en 2010 a 37.004 el pasado año. El incremento es del 19,35% en ese lustro, con subidas contantes año tras año: 31.081 (2010), 32.372 (2011), 33.814 (2012), 34.374 (2014) y 37.004 (2015).

Curiosamente, mientras el número de licencias cicloturistas totales muestra una clara y permanente tendencia alcista, el apartado de féminas es más irregular. Lo que demuestra que en nuestro país aún queda mucho por hacer en cuanto a ciclismo femenino aficionado. Estos son los datos oficiales: 780 (2010), 808 (2011), 945 (2012), 895 (2013), 971 (2014) y 892 (2015). Si miramos las licencias ciclouturistas por comunidades autónomas, el primer puesto lo obtiene año tras año el País Vasco (6.897 en 2015), seguida de Comunidad Valenciana (5.680) y Cataluña (4.849). Si comparamos los datos con las licencias de competición, en 2015, por ejemplo, el número de licencias fue de 29.999, de las cuales sólo 620 fueron de chicas. Aquí hemos sumado todas las licencias de competición de junior (inclusive) hacía arriba (elite, sub12, élite pro y másters). Por cierto, en categoría máster, la más poblada el año pasado fue la de máster 30 con 10.067 licencias, seguida de máster 40 con 7.529.

Recordemos que la licencia cicloturista incluye básicamente un seguro por accidente y una cobertura de Responsabilidad Civil (RC). La licencia cicloturista UCI mantiene esas coberturas en todo el mundo, aunque la teoría dice que hay que avisar a la federación territorial en caso de salir a pedalear al extranjero. Este seguro sirve para participar en las marchas cicloturistas organizadas al amparo de alguna federación territorial, lo cual evita que el usuario tenga que pagar la llamada “licencia de día” (seguro obligatorio válido para la marcha en cuestión).

Los polémicos precios
A principios de este año, la RFEC puso en marcha una campaña en redes sociales para promover el este trámite entre los aficionados. La etiqueta para seguir esta campaña, que constó de este vídeo, fue #yosoyciclista y #fedérate, además se escogió el lema “no tengo un motivo, tengo cientos” para dar a conocer la campaña. Sin embargo, la polémica llegó cuando se conocieron los precios. Las federaciones territoriales son libre para fijar el precio de sus licencias. Para este 2016, algunas han subido precios de manera más que notable. Por ejemplo, el caso más sonado ha sido el de Madrid, donde la licencia de cicloturismo ha pasado de 85€ a 140€; mientras que que en País Vasco se ha pasado de 95€ a 120€. Estos incrementos no son iguales en todas las territoriales, en Cataluña por ejemplo, la misma licencia tiene un precio este año de 82€, mientras que en Andalucía cuesta 80€ y en Murcia 100€.