No hay duda de que los países de Oriente Medio y el entorno del Golfo Pérsico han sido los grandes protagonistas de este otoño-invierno en el mundillo ciclista. Primero porque se anunció el suntuoso y seductor proyecto de Bahrain-Merida que está llamado a ser uno de los equipos punteros en este 2017 que empieza. Pero si hacemos una visión más de conjunto, podremos ver las luces y sombras de esta explosión del ciclismo en un área del mundo que ya lleva tiempo asaltando clubes de fútbol de Europa y ahora parece haber preparado su desembarco definitivo en el ciclismo.

Porque no olvidemos que equipos tan potentes hoy en día como el Manchester City o el Paris Saint Germain pertenecen a familias de Emiratos Árabes y Qatar, respectivamente. También de éste último país procede el dueño del Málaga CF, con un proyecto que tras tres años de grandes dispendios se mantiene ahora con unos presupuestos algo más terrenales. Pero volvamos al ciclismo.

UAE Abu Dhabi vs Bahrain

Aunque el ciclismo no es un deporte de duelos de equipo, está claro que tener dos frentes en una misma zona siempre fomenta una rivalidad que, bien entendida, puede hacer que el deporte crezca. Y en apenas unos meses, los países del Golfo han pasado de tener unos cuantos equipos continentales de poco lustre –excepción hecha del Skydive Dubai- a ostentar dos potentes escuadras del World Tour.

uae-abu-dhabi-bahrain-merida-qatar-kuwait

Por un lado, el ya referido equipo Bahrain-Merida, con un líder carismático como Nibali y un equipo de muchísimo nivel –Navardauskas, Gasparotto, Siutsou– a su alrededor incluyendo a Ion Izagirre, García Cortina y Javi Moreno. Además, por si faltaba carisma con el italiano, ‘Purito’ Rodríguez se ha enrolado en el staff técnico tras anunciar definitivamente su retirada después de varios amagos. En resumen, un auténtico equipazo.

Enfrente, el recién aparecido de última hora para salvar los muebles tras el naufragio chino en Lampre: UAE Abu Dhabi. El emirato se hace con la herencia del histórico Lampre italiano, así como su plantilla y estructura. Tampoco le faltan corredores de nivel: Louis Meintjes seguirá creciendo y tirará del equipo, con Rui Costa tratando de volver a un nivel que hace años que no tiene. El luso, ex campeón del mundo, liderará la formación en el Giro. Ben Swift, Ulissi, Valerio Conti o Atapuma son otros ciclistas de renombre, aunque a priori el equipo está por debajo de Bahrain. El último fichaje ha sido Yousif Mirza, ídolo en los Emiratos.

Si miramos más abajo, Skydive Dubai se mantiene en el pelotón continental, y por otra parte Kuwait ha reforzado su apuesta por el ciclismo. El Kuwait-Cartucho.es está completando una plantilla bastante seria para esa división con hombres como Rebellin, Thurau, Songezo Jim y los españoles ‘Gallu’ Gutierrez, Nano Grijalba y Axel Costa. Probablemente empezarán en las pruebas del norte de África en febrero y luego vendrán a hacer la primavera española.

Qatar, la cruz de la moneda

Pero, ¿cuál es el problema de estos proyectos? Que, en general, su credibilidad no suele ser demasiado alta. Evidentemente hay que dar tiempo a ver qué ocurre con su presencia en el ciclismo, pero siguiendo el ejemplo del fútbol también hay casos de equipos comprados por grandes inversores o incluso jeques de Oriente Medio que han terminado yéndose a la tumba. Un caso, por ejemplo, el Portsmouth. Pese a su gran capacidad económica –o tal vez como consecuencia de ella- existe un alto riesgo de que estos mecenas se acaben simplemente aburriendo y cierren la persiana.

uae-abu-dhabi-bahrain-merida-qatar-kuwait

Y estamos hablando de países que no tienen tradición ciclista. Un ejemplo claro es Qatar, donde el pasado Mundial de Doha presentaba un aspecto completamente desangelado en sus carreteras. Sólo cuando empezaron a rodar las pruebas de profesionales se vio algo de ambiente, y casi en su totalidad se trataba de familias europeas desplazadas a la zona. Incluso en las vueltas de febrero que tanto ASO como RCS han llevado allí bajo auspicio de la UCI se pueden ver largas travesías por el desierto y carreteras cortadas para los ciclistas ante la indiferencia de casi toda la ciudadanía del lugar.

Precisamente Qatar se lleva las sombras. Hace unos días la UCI anunciaba la suspensión de las dos pruebas ciclistas en el país: el Tour of Qatar, que precisamente entraba en el World Tour en este 2017, y el Ladies Tour of Qatar, la versión femenina de la misma. La UCI, como siempre escueta en sus comunicados, únicamente anunciaba que había recibido notificación de la cancelación y que se debía a “la dificultad de encontrar apoyo financiero”. Algo que no deja de ser llamativo, más teniendo a ASO como organizadora. En cualquier caso, este país aparece como contrapunto sombrío para rebajar la euforia del desembarco pérsico en el ciclismo. Conviene no olvidarlo, aunque está claro que la globalización de este deporte es imparable.