Sin duda, una de las ruedas más conocidas de Campagnolo son las Shamal, sus más de 20 años de historia las avalan.

>>> Nuevo grupo Campagnolo Potenza

Las Shamal Ultra son unas ruedas polivalentes, pensadas sobre todo para la competición y con muchos años de evolución, donde las tecnologías y los materiales han ido mejorando en paralelo. Estas nuevas Shamal Ultra cuentan con el patentado radiado de Campagnolo G3; con una separación de radios simétrica en la rueda delantera, para mejorar la aerodinámica y ser la punta de lanza que corta el viento y en la rueda trasera agrupados des tres en tres, con el objetivo de mejorar la rigidez y reactividad de la rueda.

Una de las principales novedades de las Shamal Ultra, es el ancho de la llanta, denominado C17. Esta medida es la idónea para el uso de neumáticos de 25mm, donde estudios independientes demuestran una menor fricción que los neumáticos de 23 o 20mm. Además, esta combinación de llanta más ancha y neumático de 25mm ofrece una estabilidad y aplomo en bajadas muy superior, con las que hemos podido disfrutar de un descenso técnico y rápido, con total seguridad.

>>> Los frenos de disco de Campagnolo ya son una realidad

Este juego de ruedas, equipa la tecnología 2-Way Fit, una adaptación del perfil de la llanta, con la que podemos montar tanto tubeless como cubierta. Esta opción tiene un incremento de peso de 15 gramos, es decir que tenemos 3 opciones para elegir; opción uno cubierta y opción dos tubeless con un peso declarado de 1.425 gr. Y la tercera opción 2-Way Fit, que combinas las dos opciones (tubeless o cubierta), con un peso total de 1.440 gramos.

ruedas campagnolo shamal

Siguiendo con las especificaciones técnicas de estas Shamal Ultra, equipan bujes de carbono que mejoran en rigidez y peso, además de albergar unos rodamientos cerámicos para una menor fricción. Por otra parte, los radios planos de aluminio mejoran la aerodinámica respecto a los convencionales radios de sección circular. Además de todo esto la llanta equipa un sistema denominado Momag, que evita las perforaciones en la llanta, las cabecillas son introducidas una a una por el orificio de la válvula, y guiadas con un imán por el interior de esta, de este modo no hace falta el uso de fondo de llanta y alarga la vida de la rueda ya que evita puntos críticos de rotura.