Disponibles en cubierta y tubular, las nuevas Zipp 404 y 808 Firecrest de disco ofrecen una capacidad de frenado al nivel de las ruedas más rápidas de la marca.

Zipp presenta sus dos nuevos modelos 404 y 808 Firecrest. Se trata de dos modelos disponibles tanto en versión para cubierta como tubular, que unen las propiedades aerodinámicas de unas ruedas aero con la capacidad y potencia de frenado de los frenos de disco. Como anuncia la marca francesa, “los discos se vuelven aero”.

Para ello usa su innovadora tecnología Firecrest que, con llantas que mantienen la misma anchura prácticamente hasta los orificios de los radios, fue el primer perfil aero que controlaba efectivamente el flujo de aire en la mitad trasera de la rueda. Las Firecrest ofrecen un manejo estable y predecible en cualquier ángulo de viento moviendo el centro de presión de las fuerzas laterales, lo que Zipp llama Aero Balance, a su posición óptima cerca del eje de dirección.

Las 404 Firecrest, con su perfil bajo de 58 mm, son un clásico que ofrece buen rendimiento en todas las condiciones. Esta llanta fue la primera de perfil bajo para cubierta en ofrecer las propiedades aerodinámicas superiores de una llanta más ancha.

Si combinamos todo eso con el rendimiento de los frenos de disco, las 404 Firecrest para disco son la opción ideal para superficies variadas y gran fondo con largos y técnicos descensos, y una clara apuesta de Zipp por un renacer técnico en el mundo del ciclismo.

Las 808 Firecrest, por su parte, tienen un perfil de 82 mm que les otorga una gran eficiencia aerodinámica. Juntando esto con la tecnología Firecrest, la velocidad y estabilidad se incrementan y las convierten en las ruedas de disco más rápidas del mercado ahora mismo. Son la mejor opción para pedalear en terreno llano, contrarrelojes y triatlones.

La forma en la que frenamos juega una parte muy importante en lo rápido que podemos ir. Ajustes de velocidad eficientes en secciones técnicas de la carretera son cruciales para conservar energía y mantener la velocidad. Ahora, no es de extrañar que los frenos de disco estén llegando al ciclismo de carretera. La consistencia y potencia de frenado de los discos permite una modulación de la frenada mucho más precisa.