El magnate ruso anuncia que 2016 será su última temporada en el ciclismo profesional y antes de irse deja mensajes para todos.

Ya lo había avisado. Oleg Tinkov, el excéntrico y polémico propietario del Tinkoff Bank, patrocinador principal del equipo liderado por Alberto Contador y Peter Sagan, se marcha cansado de sentirse solo como el único listo y dispuesto a renovar un deporte necesitado de grandes cambios. La temporada 2016 será la última para él en la esfera del ciclismo profesional, tras la que venderá el equipo que tantas alegrías le ha dado estos años.

En Gran Canaria ha comunicado su decisión al staff técnico y a la plantilla, entre los que solo Peter Sagan y Rafal Majka tienen contrato más allá de 2016. La mano derecha de Tinkov en el equipo, Stefano Feltrin, ya busca nuevo dueño y patrocinadores.

El magnate ruso afirma que su marcha se debe a motivos profesionales, pero también personales y en exclusiva para Cyclingnews ha declarado: “Hay dos razones principales para mi decisión y espero que la gente las entienda y luego reflexione sobre por qué el ciclismo profesional ha perdido a un hombre que ha gastado más de 60 millones de euros y que ama el deporte”.

“En primer lugar, Tinkoff Bank ha patrocinado al equipo durante cinco años, lo que desde un punto de vista de marketing es suficiente. No somos un banco global, la situación económica en Rusia no es fantástica y mi gente de marketing me asegura que ya hemos llegado a todos los inversores que podíamos mediante el ciclismo y el patrocinio deportivo. Hemos decidido que tenemos que cambiar nuestro presupuesto de publicidad a la publicidad directa en televisión en 2017”, explica con relación a los motivos profesionales.

Oleg Tinkov Alberto Contador Peter Sagan

En lo personal, la lucha que ha mantenido durante este tiempo sobre el futuro del ciclismo con ASO, empresa organizadora del Tour de Francia, y la UCI ha desgastado más a un Tinkov que asegura resignado: “He decidido vender el equipo y salir de este deporte porque me he dado cuenta de que nadie quiere trabajar conmigo para ayudar a cambiar el modelo de negocio del ciclismo. En los últimos dos o tres años he tratado de luchar con ASO y la UCI, he tratado de encontrar nuevas fuentes de ingresos vía derechos de televisión, venta de merchandising y entradas, pero nadie me apoyó realmente y quería posicionarse firmemente a mi lado”.

“Cuando leo entrevistas con grandes corredores nunca respaldan mis ideas, incluso mis propios corredores, lo que quizás significa que no les preocupa. Dave Brailsford es el único que intentó apoyarme. Me reuní con Jonathan Vaughters un par de veces; es un conversador con buenas intenciones cuando estamos en el restaurante pero nunca me respaldó realmente. Todo el mundo tiene que darse cuenta de que nadie puede enfrentarse a ASO o forzar cambios en solitario. Deberíamos respaldarnos unos a otros y así ASO no se atrevería a echar a un equipo porque todos juntos boicotearíamos el Tour de Francia”, se lamenta.

Y entonces espeta: “Pero si nadie más se preocupa por el futuro de este deporte, ¿por qué tendría que hacerlo yo? ¡Que les jodan a todos! Esta es mi razón personal para querer dejar el ciclismo profesional. Desde enero de 2017, estaré fuera. Volaré en mi jet, me concentraré en mis intereses empresariales y disfrutaré de mi vida. Todo aquel que se quede en el ciclismo estará en la mierda. Tendrán que tratar de sobrevivir año tras año, tratando de convencer a patrocinadores para apoyar un deporte que no es sostenible”, y por si fuera poco sentencia: “La UCI son unos tipos estúpidos”.

Oleg Tinkov se irá por donde vino después de un paso por el ciclismo al que entró con muchas ideas para renovarlo, pero que no ha podido concretar, y dejará de invertir su fortuna personal en el deporte. “No lamento retirarme tras 2016. Amo el ciclismo, es mi deporte favorito. Continuaré siguiéndolo como fan pero he decidido que no puedo formar parte de él a menos que cambie”. ¿Se lo pasará igual de bien decidiendo desde su jet qué anuncio del Tinkoff Bank debería emitir en lugar de en la carretera siguiendo al pelotón?