Mientras el misceláneo pelotón de San Luis se batía en el Mirador del Potrero con victoria para el ídolo local, Dani Díaz, en las antípodas se vivió el primer recital de gran ciclismo de la temporada gracias a la cuesta de Stirling. Es casi una costumbre: el terreno quebrado que la rodea y las ganas de un pelotón sin apenas ciclistas de primera fila pero repleto de hombres con ambición de destacar y estrenarse con buen pie generan una pelea por la posición tan obstinada como bella. Después llega la amable cuesta final y uno que tiene las piernas mejor afinadas que los demás reina. Esta vez fue un español que, además, hizo buenos los pronósticos.

Juanjo Lobato era el máximo favorito para la victoria hoy. Su aparición en el critérium previo a este Tour Down Under fue brillante y su papel en la cuestecita final de ayer, Campbelltown, notable. Era la cuota más baja en las apuestas, y cumplió pese a iniciar su esprín muy lejos, a 300 metros de meta y situado en la vigésima posición en la línea de aspirantes al triunfo, retrasado según él por culpa de un pinchazo acaecido unos kilómetros antes. Pero, cuando el trebujenero está inspirado, no hay circunstancia que le desaliente. Así, mientras Haas ardía a medio repecho y Meersman se sentaba incapaz, Lobato progresaba fulgurante por la izquierda de la carretera para superar a Impey con una superioridad insultante, abusando, como si tuviera doce dientes más en su plato o fuera capaz de hacerlo girar 20 revoluciones extra.

No es la primera victoria española de la temporada. Esa la anotó Paco Mancebo en la segunda etapa de la Vuelta a Egipto, en cuya general también se impuso. No obstante, sí es por lo pronto la más significativa. Lobato demostró a lo grande que el 4º puesto de la pasada Milán – San Remo fue el preludio de una historia espléndida, de una carrera deportiva que desautorizará los augurios de un futuro sin estrellas en el ciclismo español. La fiesta de Movistar Team fue completada por Gorka Izagirre, que terminó 3º tras Impey y capturó 4 valiosos segundos de bonificación que bien le pueden aupar al podio si aguanta a Porte mañana en Paracombe y el viernes en Willunga Hill. La clasificación general provisional sigue encabezada por el australiano Jack Bobridge, que ayer culminó con éxito una larga fuga que le vale para seguir vistiendo el maillot ocre.

Más información
Web oficial del Tour Down Under
Previa: Richie Porte será el rival a batir en las antípodas