La información y rutas compartidas en Internet pueden usarse por los ladrones para detectar los domicilios de sus futuras víctimas.

La Policía de Dorset (Inglaterra) advierte a los ciclistas de la peligrosidad que entraña compartir la información de sus rutas en redes sociales. Mediante un comunicado publicado en su página web, el cuerpo policial insta a todos los usuarios de estos sites sociales a cambiar sus preferencias de privacidad en sus perfiles. ¿El motivo? Una creciente sucesión de robos de bicis de alto valor económico. Se cree que la información compartida por estos usuarios pueda ser usada por los ladrones para detectar los domicilios de sus futuras víctimas.

El sargento de Poole, Ady Thompson, comentó: “Se ha notado un aumento en el número de bicis robadas de alto valor, (…), creemos que esto podría estar vinculado a la publicación de información de la gente que, sin saberlo, muestra la ubicación de sus domicilios a los ladrones”. La realidad es que los datos son muy llamativos. Desde abril se han registrado más de 481 denuncias de robo de bicis, 124 en la zona de Poole, lugar donde se concentran la mayoría de los robos de bicis de gran valor. Se calcula que el valor medio de las bicis robadas es de unos 850 € y que el montante total de las pérdidas asciende a más de 100.000 €.

strava-route

Los ladrones aprovechan la información que inconscientemente aportan los ciclistas.

“Instamos a todos los ciclistas a ser más conscientes de la cantidad de información personal que comparten en Internet y cómo esto puede ser interpretado por los delincuentes.  Los datos no solo son accesibles para nuestros compañeros, también lo son para los ladrones”. Por este motivo animan a los ciclistas de Dorset a comprobar las preferencias de privacidad en algunas de sus aplicaciones, sobre todo en aquellas que muestren sus rutas GPS, aplicaciones tipo Strava, Endomondo, Wikiloc, etc.