Segunda parte del reportaje elaborado sobre el Team Novo Nordisk. Si en la primera entrega se detallaban los planes de futuro y crecimiento que tiene el equipo para los próximos años, en esta ocasión Phil Southerland y Vassili Davidenko hablan sobre otro de los grandes orgullos de la estructura norteamericana: el programa de desarrollo que tienen en marcha para captar talentos de todo el mundo, que este año ha cosechado un nuevo récord de solicitudes.

Por otra parte, analizan la temporada de los dos corredores españoles de la plantilla, Javier Megías y David Lozano, y la progresión de otros dos jóvenes valores que vienen dispuestos a dar guerra en los equipos inferiores.

El equipo en España

En lo que se refiere a nuestro país, tiene un peso representativo importante en el Team Novo Nordisk con la presencia de Megías y David Lozano. El primero ha firmado su mejor temporada como corredor y, desde luego, los directores están encantados con él: “Tiene unas condiciones tremendas, que le permiten ser muy rápido al sprint tras sobrevivir en los puertos donde los velocistas no aguantan, y ya tiene experiencia”, comenta Vassili, antes de añadir “es nuestro mejor corredor, de largo”. En cuanto a Lozano, Davidenko también tiene claro su nivel: “Se está desarrollando aún, y lo vemos en sus tests fisiológicos. Con el potencial que tiene, en los próximos dos años tendríamos que verlo en el podio”.

Aunque hace unos años España ocupaba buena parte del calendario de Novo Nordisk, lo cierto es que en 2015 sólo estuvieron en la Vuelta a Castilla y León. Algo que no cambiará el año que viene: “Para hacer el calendario intentamos cuadrar con las habilidades de nuestros corredores, y también con expandir nuestro mensaje inspirador por el máximo número de sitios. Mantendremos el calendario en España”. Sin embargo, Davidenko no duda en señalarlo como uno de sus países favoritos: “Cada año hacemos un ‘stage’ de pretemporada. En esta ocasión, estaremos 15 días en Alicante en enero de 2016”.

Además de Megías y Lozano, Novo Nordisk tiene dos jóvenes valores en su equipo de desarrollo: el gallego Brais Dacal y el granadino Juan Pablo González. Davidenko los conoce bien: “Monitorizamos de cerca sus progresos y están haciendo grandes avances, pero no queremos forzarlos. Tienen buen potencial y podríamos verlos pasar a la plantilla profesional en el plazo de dos años”, argumenta.

Team-Novo-Nordisk-2016-World-Tour-1

El director del equipo Vassili Davidenko.

Función social vs resultados deportivos

Otro de los rasgos característicos que hacen particular al Team Novo Nordisk es la búsqueda de un equilibrio entre su función social y el rendimiento deportivo. A lo largo de la entrevista, Southerland repite al hablar de sus planes de futuro lo importantes que pueden ser para la gente afectada por diabetes. Especialmente el ver a sus corredores en una ‘Grande’: “Sería inspirador para los más de 415 millones de afectados por la diabetes en todo el mundo”.

“El equilibrio es la clave de este equipo”, prosigue Southerland. “Por supuesto que los resultados son importantes, pero nosotros estamos aquí para inspirar y educar a los afectados por diabetes. Y esto es una motivación extra para los corredores”, comenta. Davidenko también enfatiza sobre la importancia de su cometido: “Nunca se ha hecho un equipo como este en ningún deporte. Pero la satisfacción de hacerlo con éxito no tiene precio”.

Así que el equipo crece, y lo que más orgullosos les hace sentir es que uno de sus emblemas, el Programa de Desarrollo, haya batido récord de solicitudes: “Ha sido increíble el número de aspirantes, y hemos descubierto varios corredores con talento. Y somos el equipo ciclista con más presencia en redes sociales, lo que hace que cada vez tengamos más fans y el mensaje llegue a más gente”. El Programa de Desarrollo es también el orgullo de Davidenko: “Seleccionamos ciclistas de un campus que se hace cada verano en EEUU, a partir de 15 años de edad. Viene gente de todo el mundo. Los deportistas viven juntos en Alpharetta (Georgia) casi todo el año, entrenando, conviviendo y corriendo juntos. Confiamos muchísimo en este ‘surtidor de deportistas’ para que crezcan con el equipo y nos lleven al nivel World Tour”.

Silenciosamente, el equipo de Phil Southerland se acerca a su sueño. Con trabajo y paciencia. “En 2007, creí que podría tener un equipo con la plantilla entera de ciclistas diabéticos para 2020. Mis expectativas se han visto superadas muy rápido y me siento bendecido de tener esta oportunidad. Amo mi trabajo”. Y se nota, sin duda. Sólo así se explica que, con la volatilidad de un deporte como este, haya alguien que piensa en ir poniendo piedra sobre piedra hasta llegar al Tour de Francia en 2021. El paso definitivo, aún lejano pero cada vez un poco más real, para tirar la última barrera y cambiar la diabetes.