Sporcks nace en la cresta de la nueva y polémica moda que divide a los ciclistas entre los partidarios de la tradición y los defensores de los calcetines altos.

Reconozcámoslo. Las modas dentro del mundo ciclista son tan fuertes que a menudo generan polémica y división cuando alguien decide romper con ellas. La antigua preferencia por ir sin casco de los profesionales, por suerte olvidada, y las alarmas que saltaron al principio de temporada cuando Peter Sagan lució su maillot arcoíris con un culote blanco son ejemplo de ello.

Sporcks nace para subirse al tren de la nueva tendencia ciclista de los calcetines largos. Desde hace mucho tiempo se ha considerado que los calcetines debían ser cortos y de color blanco. Sin embargo, cada vez son más las firmas que presentan calcetines largos, de color negro y hasta con coloridos y llamativos diseños. Sin ir más lejos, el equipo estadounidense Cannondale ha lucido unos calcetines largos y con su patrón de rombos y color verde característico en el Giro de Italia 2016.

La joven firma valenciana ofrece una amplia gama de calcetines para ciclismo con la intención de “vestir los pies de los ciclistas”, siempre usando los mejores tejidos para su confección. Es lo que los fundadores de la marca llaman Sock Doping, que consiste en llevar calcetines coloridos, con diseños atractivos y buscar la diferenciación respecto a los compañeros de entrenamiento.

Ocho modelos componen la línea ciclista de Sporcks, todos con nombres que hacen referencia a puertos y lugares conocidos. Albulapass, Bealach Na Bà, Cayolle, Monte Carpena, Oude Kwaremont, Route des Lacs, Sa Calobra y Serra da Estrela. Todos tienen un precio de 15,95 € y podrás encontrar más información en la página web de la marca.