Con la Challengue de Mallorca en el horizonte, y el inicio del World Tour ya en puertas, todos los equipos van terminando su puesta a punto para esta temporada que en algunos lugares del globo como Australia o Venezuela ha arrancado ya. Pero no sólo los grandes. También los modestos han arrancado ya motores para las primeras pruebas.

En España, finalmente 2016 será igual que 2015 en lo que a equipos se refiere. Movistar, Caja Rural y dos equipos continentales: Euskadi – Murias Taldea y Burgos-BH. Esas serán las cuatro formaciones patrias que saldrán a las carreteras.

Murias se prepara en Benidorm

La formación de Jon Odriozola ya empieza a afilar las armas en la localidad alicantina de Benidorm. Alejándose del frío del norte, que finalmente ha llegado aunque sea más tarde de lo habitual, la plantilla verde ya mira a la primera piedra de su nuevo proyecto, ese que debería ser una transición hacia la división Profesional. Con esa ilusión iniciará en Mallorca la temporada, para después parar lo menos posible en este inicio de temporada.

Una semana por tierras alicantinas, entrenando en el siempre incómodo terreno levantino cercano a Aitana, por donde pasará la Vuelta a España –sin ellos, por desgracia- en septiembre. Tests físicos, pruebas, sesiones conjuntas, tiempo para hacer grupo y reuniones individuales entre los corredores y directores para planificar el comienzo de la competición. La rutina previa a la acción en la carretera.

Que será intensa, por otra parte. Y es que Odriozola quiere que sus corredores se fogueen bien antes de lograr ese salto de categoría en 2017. Por eso, la Challengue va a ser sólo la primera de un gran bloque de carreras. Todavía faltan detalles por pulir, pero el calendario llevará al equipo vasco a Comunitat Valenciana (3 al 7 de febrero) Tour del Mediterráneo (11-14), Murcia, Almería y Vuelta a Andalucía (17 al 21). Un febrero cargadito antes de un mes de marzo donde tampoco van a parar. Con 15 corredores, la idea del patrón es poder doblar pruebas y que todos los corredores vayan acumulando muchos días de competición.

Como el calendario español sigue huérfano para el mes de marzo, el escuadrón vasco tendrá que cruzar la frontera para seguir compitiendo. Encontrarán hueco en los países vecinos: Portugal, con el Troféu Alpendre (12 y 13 de marzo) y la Volta ao Alentejo (16 al 20). Y Francia, donde otra parte del equipo disputará un puñado de carreras de un día, empezando el día 6 en Lillers y con la París-Troyes también en el punto de mira. Poco a poco se irán sumando más pruebas a la programación, puesto que todavía no está cerrada. En cualquier caso, va a ser una temporada intensa para Euskadi-Murias Taldea, que ha resurgido como la gran esperanza del ciclismo vasco.

Burgos BH

Mientras tanto, el Burgos-BH también piensa ya en las Baleares. Con unas miras más modestas que las de Murias, lo cierto es que la escuadra de Julio Izquierdo cumplirá este año once temporadas en la pelea. No es poca cosa, la verdad. Con 11 corredores y la gran novedad del etíope Temesgen Buru, que no es por otra parte el primer africano del equipo. Y es que han sido varios los corredores, principalmente de Sudáfrica, que han pasado por la formación castellanoleonesa.

En cualquier caso, por el momento el inicio de la temporada será más tranquilo para ellos. Después de Mallorca harán el periplo español normal de febrero, que con Comunitat Valenciana gana cinco días de peso y suponen un verdadero balón de oxígeno. Luego, Murcia, Almería y Andalucía. Una vez pasado el mes más activo de nuestro calendario patrio –fuera del World Tour, claro-, se abren muchos más interrogantes para los corredores que dirige Darío Hernández.

Aunque no habrá una concentración formal como tal, casi todos los corredores del equipo están ya entrenando juntos, precisamente también en Benidorm, de cara a estas primeras carreras. Y es que, a veces, empezar bien la temporada también es la puerta de entrada a lograr nuevas invitaciones a lo largo del curso. Sin David Belda en la plantilla, los jóvenes del equipo deben dar un paso al frente y conseguir capacidad ganadora.

Así pues, se van tachando los días del calendario para que empiecen las primeras carreras de la temporada europea. Y también los equipos modestos, que en nuestro país siguen siendo sólo dos, afinan ya para encarar el comienzo de la competición con las máximas garantías. En busca de notoriedad, reivindicación y, a base de esfuerzo, quién sabe si una oportunidad más arriba.