Probamos la luz trasera para ciclismo Flare R que Bontrager ha diseñado para que sea especialmente útil con luz diurna.

La visibilidad del ciclista, tanto de noche como de día, es cada vez más importante para las marcas. Por ello, en los últimos años han proliferado los colores flúor en el equipamiento del ciclista e incluso en las bicicletas. Somos conscientes de que bien puede tratarse de una moda, pero al menos esta es una moda útil, que redunda en la visibilidad y seguridad del ciclista en la carretera.

Siguiendo esta tendencia, Bontrager nos ha dejado probar su nueva luz trasera Flare R. Su principal característica es que está pensada para que el haz de luz rojo sea también muy visible a plena luz del día. Por ello, cuenta con cuatro modos de iluminación (dos en modo continuo y dos en parpadeo), dos de los cuales cuentan con la intensidad necesaria para ser vista durante el día. Por tanto, la Flare R cuenta con dos modos de especial luminosidad para el día y otros dos de luminosidad más convencional para la noche.

bontrager_flare_03

La Flare R tiene un haz de luz muy potente, pensado para hacerse viisble a plena luz del día.

En marcha
Seguro que más de uno se preguntará si es posible que una luz de bicicleta sea realmente visible durante el día. Nuestra respuesta es un sí rotundo. En efecto, la Bontrager funciona perfectamente y emite un haz muy visible en horas de sol y a mucha distancia. No podemos corroborar que los dos kilómetros de distancia de visibilidad que anuncia la marca sean reales, pero os podemos asegurar que la Flare R se hace bien visible incluso a las horas de mayor iluminación solar. Sobre cómo consiguen este efecto, hemos llegado a una explicación muy sencilla: esta luz funciona de forma similar a las luces de freno de un automóvil. Del mismo modo que esas luces se hacen bien visibles en un vehículo, la óptica y potencia de la Flare R permiten que su haz de luz sea también eficaz a pleno sol. De hecho, si la colocamos en modo diurno continuo, la sensación es que estamos ante una luz de freno encendida permanentemente.

Obviamente, esta potencia extra, necesaria para ser vista durante el día, redunda en un mayor gasto de energía. La autonomía es el punto flaco de la Flare R, puesto que en modo continuo-diurno apenas supera las cuatro horas de duración. Esta autonomía se incrementa hasta casi seis horas en modo de parpadeo diurno, y si la colocamos en ‘visión nocturna’ la autonomía se incrementa más allá de las veinte horas.

bontrager_flare_07

Aquí podemos comparar la potencia de iluminacion de una luz convencional Bontrager con la Flare R.

La Bontrager Flare R viene de serie un soporte adaptable para tijas de 22 a 35 mm de diámetro (soporte Sync), que rota sobre su propio eje. Además, se incluye una pinza que sustituye al mencionado soporte y sirve para anclar la luz a la pestaña que llevan muchas bolsas de sillín. Para tratarse de una luz trasera, el precio es considerable (59,99€), pero el plus en seguridad que conseguimos es muy importante. Las dimensiones son razonablemente contenidas y el kit de venta incluye el cable mini USB para la carga.

 ¿Para quién?
Aunque nosotros pensamos que una luz trasera es casi obligada para ir bici, esta luz de Bontrager está pensada para usuarios que busquen un plus de visibilidad especialmente en pedaleas diurnas. También es muy útil para quien use la bici como medio de transporte habitual para ir a trabajar y busque buena visibilidad en zonas urbanas.

Lo mejor: Excelente visibilidad tanto de día como de noche.
A mejorar: Precio. Autonomía diurna.

FICHA TÉCNICA
Batería: Li-Ion 570mAh, 2.7Volt
Carga: cable mini USB
Color: rojo
Autonomía: de 4,5h a 23h (según modo)
Cuatro modos de luz: continua diurna/nocturna, parpadeo diurno/nocturno
Incluye: soporte tija, pinza para bolsa de sillín
Alcance visibilidad: 2 km (día), 5 km (noche)
Peso comprobado: 59 g (luz y soporte tija)
Precio: 59,99€
Más información: www.bontrager.com