Ha pasado de ser una de las grandes sensaciones del ciclismo español sub23 a estar a punto de quedarse sin sitio para correr en 2016. Pero, finalmente, Mario González seguirá en las carreteras para cumplir su tercer año como profesional. El ciclista de Torrelavega deja el equipo ActiveJet polaco y seguirá en la categoría continental, pero más cerca de casa.

En concreto, ha firmado por el Sporting – Tavira. Una oportunidad para progresar después de dos años en los que ha competido demasiado poco. “Necesito correr para recuperar mi mejor versión”. No obstante, los resultados no fueron malos y consiguió varios puestos de honor. Décimo en la Vuelta al Alentejo (2.2), pese a ejercer de gregario, por ejemplo. U octavo en la Korona Kocich Gor (1.2): “Si hablamos por números, por resultados, no me puedo quejar”, explica. Pese a todo, ha sido competitivo.

No oculta que las dudas también pasaron por su mente cuando tuvo que dejar Polonia. Porque, aunque desde el equipo le aseguraron en primavera que contaban con él para 2016, a finales de temporada Mario supo que no seguiría y que le tocaba empezar a buscar un hueco: “Ya era bien entrado septiembre y no me lo esperaba. Así que empezar a mirar en esa fecha te pilla muy a contrapie, pero bueno. Al final salió esta opción, las condiciones eran buenas y estoy mucho más cerca de casa”. Ha salido bien, pero el otoño ha sido duro: “Noviembre fue un mes bastante malo. He salido a entrenar, pero no estás centrado. Al final ha acabado todo bien, pero no es en absoluto fácil preparar una temporada sin saber si tendrás equipo el año que viene”.

Lo importante es el escudo

Mario no es, en absoluto, ajeno a todo el espectáculo que se ha montado en Portugal con la entrada de los grandes clubes de fútbol. Y sabe que no es una mera acción comercial de Sporting y Oporto –raro será que el Benfica no acabe entrando en 2017-, sino que hay mucho de deportivo: “La llegada del Sporting de Lisboa y del Oporto han sido un gran revuelo en Portugal. Habiendo el pique que hay, sin duda se va a trasladar a las carreteras. Los dos equipos van a competir por tener mejores resultados que el otro”.

El cántabro fue uno de los que estuvo allí, en el estadio lisboeta, delante de 50.000 personas. Una presentación por todo lo alto que da una idea de la importancia que tiene no sólo el equipo, sino sus colores, en el país vecino. “El día de la presentación fue increíble. Lo que más me llamó la atención es que después estuvimos cenando juntos, y los fans del club son del club. De todas sus secciones. Lo importante es el escudo que llevas, no si eres futbolista, ciclista o jugador de hockey”.

mario-gonzalez-sporting-tavira

Mario (centro), en la multitudinaria presentación del equipo Sporting-Tavira el pasado día 2

Correr, trabajar y aprender

Ahora, el principal objetivo de Mario es correr. Competir mucho, porque en las dos temporadas anteriores no lo hizo -28 días en 2014 y 39 en 2015, y eso le ha lastrado en algunos momentos importantes: “Ha habido momentos en los que sí he notado la falta de chispa por no haber competido. En el Mundial de Ponferrada, por ejemplo, creo que pude haber hecho un mejor papel con el simple hecho de haber llegado más rodado”.

Todavía tiene 23 años –cumplirá 24 en junio-, pero sabe que la vida del deportista es corta y no quiere desaprovechar el tiempo. Así que el principal antídoto es ese: competir. “No voy a decir que he perdido dos años, pero sí siento que no los he aprovechado lo suficiente. Así que en esta nueva temporada quiero sobre todo correr mucho. Siempre me ha venido mejor correr más y entrenar un poco menos”, comenta.

mario-gonzalez-rinaldo-nocentini-sporting-tavira

Mario González (derecha), junto a Nocentini

¿Y en cuanto a resultados? Pues no se pone unos límites. Sabe que lo primero es el equipo y tendrá que estar presente cuando se le requiera, sobre todo cerca de los que serán líderes de su equipo: Rinaldo Nocentini y su paisano David De la Fuente, el de Matamorosa, con quien comparte entrenamientos de vez en cuando. “Lo veo motivado. Está con muchas ganas de empezar ya”. También compartirá equipo, como ya hiciera en Active Jet, con Jesús Ezquerra. En cuanto a sus retos personales, sobre todo quiere “aprovechar las oportunidades que me den, coger fugas y ser competitivo. Que este año sea un paso adelante”.

El sosegado ciclista cántabro ya afina de cara a un calendario que empieza en la Volta ao Algarve (17-21 de febrero), e incluye dos pruebas elite en Portugal antes de hacer Trofeu Alpendre (12-13 de marzo) y Alentejo (16-20): “Después, el equipo quiere correr algo por España en primavera”, comenta. Las miras están puestas en el GP Indurain, Amorebieta y la Vuelta a Castilla y León. De cara a la segunda parte del año el objetivo es, obviamente, la Volta a Portugal: “Ahí sí que hay que darlo todo”. No vaya a ser que les gane el Oporto.

Con los pies en el suelo siempre, Mario sabe que en principio le tocará trabajar. Y para ello se prepara en este invierno tan otoñal: “¿Invierno? Aquí todavía no ha venido”, dice risueño, pese a que llueve en Torrelavega durante la conversación. Eso le ha permitido hacer una buena pretemporada: “Ya estoy haciendo sesiones largas y series. De momento estoy bien de forma para la época que es”, remata.