A medida que van pasando los días, el lento discurrir del tiempo entre el final de una temporada y el inicio de la otra va dejando algunas apariciones, fugaces, de las estrellas del ciclismo en las que revelan sus planes y propósitos para el año venidero. Ya se conoce, por ejemplo, que Nibali y Fabio Aru harán el Giro de Italia, y el sardo además probará el doblete con la Vuelta que tan buen resultado le dio en el año 2015.

El último en aparecer ha sido Mikel Landa. La gran esperanza española para las grandes vueltas para las próximas campañas ya sabe cuál va a ser su gran objetivo en 2017. Que por otra parte es el mismo que en 2016: el Giro de Italia. O sea, que coincidirá en la línea de salida con los dos italianos, pero lo cierto es que el vasco sigue pensando que tiene en sus piernas una ‘Maglia Rosa’ y va a volver a intentarlo.

Valencia o Andalucía

Según el Diario MARCA, el debut de Landa será en febrero y podría producirse bien en la Volta a la Comunitat Valenciana o en la Vuelta a Andalucía, recientemente ascendida de categoría y donde el equipo Sky lleva varios años acudiendo. A partir de marzo, el de Murguía entrará a competir a nivel World Tour en la Tirreno-Adriatico y después estará presente en la Volta a Catalunya.

mikel-landa-vuelta-pais-vasco-sky-giro-italia

También anuncia su presencia en el Giro del Trentino, la única general que ha ganado en este 2016 que ya acaba, y en el que precisamente tuvo que abandonar un Giro en el que, sin estar fuera de la carrera, estaba siendo relativamente discreto hasta el día de dejarlo. En cualquier caso, la presencia en Trentino hace difícil que Landa pueda regresar a su carrera de casa: la Vuelta al País Vasco, en la que también se hizo con una etapa este año que acaba.

El de Murguía se encuentra empezando ahora la fase preparatoria para la temporada que viene. Después de deslumbrar al mundillo ciclista en 2015 –nunca sabremos si habría ganado aquel Giro de no haber tenido que tirar de Aru- y con el fichaje por Sky como pretendido punto de inflexión, lo cierto es que el 2016 no el año que se le esperaba. Todo empezó torcido con problemas de salud que le impidieron empezar la temporada hasta entrado ya el mes de marzo. Después, el abandono en el Giro. Y finalmente acudió al Tour para echar una mano a Chris Froome, pero otros como Poels o Nieve fueron desde luego más efectivos en ese trabajo.

Froome, esperanza vana

Cuando se presentó el atractivo recorrido de esta edición 100 del Giro, Chris Froome reaccionó a través de las redes sociales con un simbólico tuit en el que ponía ‘ojitos’ al trazado. Contrastando, desde luego, con la expresión de circunstancias con que observó los perfiles del Tour de Francia cuando acudió a su presentación, apenas unos días antes. Sin embargo, las esperanzas de la organización de RCS en ver al tricampeón de París en su carrera se han desvanecido.

Froome, como se esperaba, volverá para intentar ganar su cuarto Tour entre otras cosas porque al final los patrocinadores también mandan, y la ronda francesa no ha dejado nunca de ser la más importante del mundo. Sky, sin embargo, nunca ha ganado el Giro ni tampoco la Vuelta. Landa volverá a ser el hombre fuerte en la ‘Corsa Rosa’. Veremos si ya tiene la madurez suficiente para imponerse a alguien como Nibali –por nombrar sólo al más sólido de sus rivales- o, por el contrario, el segundo intento de afrontar una gran vuelta con la responsabilidad de ser el único líder también acaba mal. Sky no es cualquier equipo, y fallar dos veces –aunque concurran factores como la mala fortuna, en este caso- suele tener consecuencias. El tiempo lo dirá.