El pasado sábado se celebró una nueva edición de la Vuelta a Murcia, que dejó como vencedor a Rein Taaramäe (Astana), autor de una tremenda exhibición en los últimos 50 kilómetros de la carrera que casi queda sin final feliz. Y es que la empinada subida final a la Fortaleza del Sol de Lorca fue un muro para el estonio, que casi es cazado por un grupo de perseguidores que llegó lanzado a línea de meta. La anécdota vino cuando Bauke Mollema (Trek Factory Racing) y Zdenek Stybar (Etixx-Quick Step), segundo y tercero en la prueba, vieron entorpecido su sprint por el coche neutro de Täaramae, calado a escasos metros de la llegada. Una situación muy peligrosa que pudo provocar más de un percance serio. En este vídeo podeis ver como fue este caótico y peligroso final.