Christian Prudhomme se reunió con Jon Odriozola, director deportivo del equipo Euskadi Basque Country-Murias Taldea, para estudiar la posibilidad de participar en la ronda gala.

El pasado lunes 23 de noviembre, Jon Odriozola, director deportivo del Euskadi Basque Country-Murias Taldea,Francis Lafargue, relaciones públicas del equipo en Francia, se reunieron en París con el director general del Tour de Francia, Christian Prudhomme, en la que fue una primera toma de contacto con ASO, la empresa organizadora de la Grand Boucle.

El Euskadi Basque Country-Murias Taldea vivirá en 2016 un año de transición en la categoría Continental para dar el esperado salto a Profesional Continental en 2017 y poder estar de pleno derecho en la Vuelta al País Vasco y tener la posibilidad, a medio plazo, de participar en las grandes vueltas.

Ese fue el principal motivo de la reunión, establecer un canal directo con el Tour y dar a conocer el nuevo y esperanzador proyecto del ciclismo vasco para devolver la Ikurriña al lugar que nunca debió dejar, el pelotón internacional. “El recibimiento fue inmejorable tanto por parte de Prudhomme como de Thouad, el responsable deportivo”, declara Odriozola, que asegura que en las cinco horas que se prolongó el encuentro, “ambos se mostraron muy receptivos y demostraron interés en nuestro proyecto”.

El objetivo del Euskadi Basque Country es recibir una invitación para la Vuelta a España en 2017 y poder estar en la salida del Tour de Francia en 2018. La idea de una marea verde de seguidores vascos llenando las laderas de los Pirineos como lo hiciera la marea naranja en los tiempos del Euskaltel Euskadi gusta mucho a Prudhomme, que destacó la importancia de la afición vasca en la historia del Tour y se mostró muy interesado en el retorno de un equipo vasco a la ronda francesa.