Extraño lugar para el ciclismo, el Golfo Pérsico. Sin arraigo alguno por este deporte, los países árabes decidieron un día impulsarlo a base de billetes. Petrodólares, como se les conoce jovialmente. Y como dinero llama a dinero, los organizadores europeos más importantes no perdieron el filón. De ahí que ASO organice ahora el Tour de Qatar y el de Omán, o RCS haga lo propio con Dubái.

Pero en los últimos tiempos parece que esa explosión se ha frenado un poco. Una prueba de ello es la decisión de que el Tour de Omán se acaba en 2016. Será su último año. A nivel de equipos sí ha habido cierto crecimiento con el Skydive Dubai. ¿Y qué pintamos nosotros en todo esto? Pues porque ha nacido un nuevo equipo y, como está pasando en todos los rincones del mundo, cuenta con corredores españoles.

El equipo se llama Massi – Kuwait Cycling Project, y ayer mismo se oficializó su inscripción en la UCI. Y los españoles que estarán a bordo del proyecto son Rubén Caseny, Marc Vilanova y Axel Costa. Los tres abandonan el Start para seguir con Massi esta fusión con el proyecto kuwaití -con el que el año pasado corrieron varias carreras los españoles Ángel de Julián y José Gutiérrez-, y serán su parte europea, a la que también se suma el veteranísimo alemán Andreas Keuser, de 41 años. No serán los únicos, pues vendrán más corredores del continente y tal vez alguno sea español.

Objetivos claros

Para Marc Vilanova es una opción que, ante todo, le da tranquilidad: “El proyecto es a medio plazo y sin prisas y, además, ya tienen mucho calendario avanzado. Así que estoy muy contento desde que surgió esta posibilidad que ya se ha concretrado”, comenta a esta web. Sin duda, no es normal ver en la categoría continental un contrato de patrocinio de dos temporadas con otras dos opcionales. Y ese es quizás el mayor indicativo de que la intención de la escuadra es crecer.

El hecho de que la programación de carreras esté muy avanzada es un gran punto a favor para el catalán: “Va a ser mi segunda temporada en esta categoría. Y ya hay carreras que tengo en mente y que estoy preparando ahora en enero. Eso es un cambio y un plus vital, porque te permite centrarte desde el principio y hacer la preparación con mimo”, explica con una voz que destila ilusión. Y, en cuanto a su objetivo, lo tiene claro: “La ambición de ganar claro que la tengo. Ya he logrado puestos buenos este año pasado. Tengo un año más de trabajo y experiencia, y sobre todo esa tranquilidad de conocer cómo funcionan las carreras que voy a correr”. Sin duda, no es un detalle menor.

Pero sabe que lo de ganar no depende sólo de él: “Hay mil factores. Una caída, avería… O que seas el más fuerte y entregues tanto que te quedes sin nada y te ganen. Puede pasar de todo. Lo que quiero es verme en esa posición, con la posibilidad de disputar carreras”, dice tajante. Luego, “que pase lo que tenga que pasar”. Y si lo que tiene que pasar es que gana, pues mejor que mejor.

Una vez que el bloque de corredores europeos esté formado, el equipo ha planteado un calendario con mucha presencia en Francia y Portugal. También tratarán de pisar España, y en ese sentido ya hay contactos con varias carreras, sobre todo en primavera. Para el caso de que las pruebas del Sur de Europa no salieran adelante, el Norte de África sería el lugar elegido para comenzar la competición e ir sumando días y ritmo. Las pruebas de febrero en Argelia ya son lugar habitual para equipos de la categoría continental europeos.

Asimilar y seguir sumando

Axel Costa también ha sido elegido para formar parte de este proyecto. Con apenas 21 años, el alicantino terminó 2015 con más de 50 días de competición. Una temporada más que aceptable para ser la primera de su carrera profesional. Ahora, su gran incógnita es si será capaz de asimilarlo.

“Voy a sumar mi segunda temporada como ciclista profesional y sin duda estoy contentísimo de formar parte de este proyecto. Después de 2015 tengo que ver si he asimilado todo el trabajo y, a partir de ahí, seguir con mi aprendizaje”, cuenta más cauto Axel.

Pero, obviamente, tampoco se conforma con mantener lo hecho el año pasado: “Mi intención es dar un buen salto en cuanto a rendimiento. Creo que estoy capacitado para ello. He aprendido muchísimo este año y sé que aún me falta, pero seguro que esa experiencia la voy a notar. He corrido en tres continentes, ocho o nueve países… un año en profesionales física y mentalmente es muy fuerte. He crecido mucho”, argumenta.

El equipo tendrá su presentación en España en el mes de marzo, y todavía tiene algunos patrocinadores en fase de negociación, por lo que no hay que descartar que en breve se sumen más esfuerzos a este nuevo proyecto. Uno más de la larga lista de estructuras que a lo largo y ancho del mundo confían en corredores españoles y les ofrecen una oportunidad en un deporte que todavía no termina de despegar a nivel de equipos en nuestro país.