La marca Reelight ha desarrollado un foco que funciona gracias a la corriente generada con el magnetismo.

La marca suiza Reelight ha iniciado una campaña en Kickstarter para recaudar fondos y lanzar al mercado NEO. Este revolucionario faro no requiere batería y, por tanto, evita los problemas a la hora de cargarla.

Funciona gracias a la corriente de Foucault, generada cuando un conductor, en este caso las ruedas de aluminio de la bicicleta, atraviesa un campo magnético variable. El diseño es parecido al de una dinamo y se engancha en la horquilla o el cuadro cerca de la llanta.

El generador NEO contiene seis potentes imanes de neodimio dentro de los que se genera la corriente Foucault cuando la llanta empieza a rodar junto a ellos. Reelight anuncia una potencia suficiente para encender dos leds de 1 W y uno o dos más de baja potencia como luz de apoyo. Y para cuando uno se encuentre parado en un semáforo, un sistema de reserva se activa para enviar energia a los leds de baja potencia y mantenerse visible aun sin generar ninguna corriente.