El Giro di Lombardía, Il Lombardía desde hace unos años por motivos de mercadotecnia, es el último Monumento de la temporada, fin de fiesta oficial de la temporada de primera división ahora que el Tour de Beijing ya no está ahí para clausurar el UCI World Tour con su bruma, que no es colofón sino ‘smog’. Es el capítulo final de la campaña y, por ende, cerrará algunas de las líneas argumentales que hemos seguido durante el año y dejará abiertas otras para mayor suspense de un 2016 que se presume apoteósico a poco que dé continuidad al in crescendo que vive el ciclismo mundial desde el Wiggins contra Froome.

De todas esas líneas argumentales, la más candente es la protagonizada por Vincenzo Nibali. ‘Lo Squalo’ ha vivido un curso esquizofrénico, peleado con las circunstancias y con los jefes de un Astana que le aprieta para que justifique su oneroso contrato. Incógnito durante la campaña de clásicas, falló en el Tour de Francia, donde el sentido llanto de Valverde la mantuvo fuera del podio, y en una Vuelta a España de la cual se despidió con una aceleración indecente. Desde entonces pelea por restituir su honor: ha acabado en el top5 (dos victorias) de las cinco semiclásicas italianas que ha disputado con objeto de postularse para el Mundial (apenas se le vio) y prepararse para la cita de hoy con las hojas muertas. A su vera, un conjunto de gregarios poderosísimos encabezado por Mikel Landa y Diego Rosa. Faltarán Fabio Aru y Paolo Tiralongo, que estarán en el Tour de Almaty, una prueba de un día disputada en suelo kazajo para regocijo de los rectores de Astana.

Frente al ciclista de Messina se dispondrá un amplio abanico de candidatos. Destaca Alejandro Valverde, que buscará culminar con éxito un World Tour que ya ha ganado en categoría individual y por países; desea añadir el triunfo por equipos, que tiene francamente accesible por cuanto Movistar es líder con 33 puntos sobre Katusha, que tras la baja por lesión en la rodilla de Purito Rodríguez sólo podrá contar con Dani Moreno e Ilnur Zakarin. Correrán otros tres hombres que ya tienen la carrera en su palmarés: Daniel Martin, Philippe Gilbert y Damiano Cunego, el príncipe que reinó demasiado pronto y ahora corre en Nippo-Vini Fantini.

El recorrido será el habitual en Il Lombardía: 245 kilómetros entre Bérgamo y Como, con la Madonna del Ghisallo y la Colma di Sormano para separar el grano de la paja a unos 50 kilómetros de meta y las modestas ascensiones de Civiglio y San Fermo della Bataglia para dirimir la contienda en los últimos 20.

Il Lombardía será retransmitido en directo por Eurosport a partir de las 15:30. El hashtag en Twitter es #ILombardia.