La Vuelta a España 2017 arrancará en Nimes (Francia) el próximo 19 de agosto. Esta misma mañana, el director general de la carrera Javier Guillén ha presentado el comienzo de la próxima edición en la salida de la decimotercera etapa, que comenzaba en Bilbao para terminar en la localidad navarra de Dantxarinea. El acto de presentación supone, pues, el pistoletazo y la cuenta atrás para ir conociendo los detalles del trazado.

Concretamente será, una vez más, una contrarreloj por equipos la que dará inicio a la Vuelta como viene siendo habitual en las últimas ediciones: “Estuve no hace mucho en Nimes y vi que tenía unas posibilidades inmensas. Y a medida que pasaba el día me fijé en que tiene muchos vínculos con España. Hay tradición de flamenco, mucha cultura mediterránea… es muy buen sitio. El Ayuntamiento de Nimes se ha mostrado encantado con la idea, así que es un honor salir de allí”, declaró Guillén.

Por cierto, que el kilometraje de la etapa ya está definido. Será “algo más corta” que la de Ourense, pero más larga que años atrás. Por su parte, el delegado de Deportes del Ayuntamiento de Nimes Julien Plantier ha apuntado que el recorrido que se está elaborando es “sencillamente espectacular”, y ha aludido al anfiteatro romano –icono monumental de esta ciudad de 160.000 habitantes- como “el gran símbolo que queremos hacer protagonista”. Guillén, por su parte, ha asegurado que no se saldrá desde dentro: “La salida será desde asfalto. Eso es seguro”.

 

nimes1

Tras esta primera jornada, habrá una segunda etapa cien por cien en territorio francés. La tercera también comenzará en el país vecino, con final todavía incierto. “Lo que es seguro es que la cuarta etapa empezará en suelo español. Aún no sé si entraremos por Catalunya, Aragón o Euskadi. Pero, como mucho, habrá tres jornadas en el país vecino. De hecho, esta tercera etapa no se sabe si acabará en Francia o ya en España.

Sin final en alto

El director general del Tour de Francia, Cristian Proudhomme, también estuvo presente en el acto. Preguntado por si se prevé algún acercamiento al Ventoux, cima muy cercana a la ciudad sureña, Guillén no sólo descartó visitar el mítico puerto “por estar al principio de la Vuelta”, sino que además dejó claro que no habrá “ningún final en alto” en el país vecino. Por tanto, la primera de esas llegadas tendría lugar, como muy pronto, en la cuarta etapa.

La Vuelta a España tiene definidas algunas cosas más aparte de la salida que se ha presentado esta mañana. El Año Jubilar Lebaniego será motivo para llevar una llegada a la localidad cántabra de Potes, que se está negociando. Y, así como este año la etapa previa a Madrid acabará en el Alto de Aitana, la organización tiene previsto realizar para 2017 una última semana con mucha presencia en Andalucía, donde se disputarían al menos dos etapas de montaña.