“Tinkoff Sport (empresa gestora del equipo Tinkoff-Saxo) y Bjarne Riis han alcanzado un acuerdo para cesar con efecto inmediato todos los contratos que les unían. Los términos de dicho acuerdo son confidenciales y ambas partes se abstendrán de realizar comentario alguno al respecto”. Así concluyó el pasado domingo por la tarde la relación profesional que unía al millonario Oleg Tinkov y al exciclista Bjarne Riis a bordo del Tinkoff-Saxo, ya bastante deteriorada después de una bronca en Tirreno-Adriático tras la cual Tinkov apartó al técnico danés de sus funciones como mánager del equipo.

Lars Seier Christensen, dueño y mandamás de Saxo Bank que patrocina las estructuras de Riis desde hace una década, apuntó la clave en un comunicado publicado en su página de Facebook: “He tratado de mediar entre Tinkov y Riis y me ha quedado claro que ninguno de los dos estaba demasiado interesado por encontrar una solución que les permitiera seguir trabajando juntos”. En una interesantísima pieza publicada en Cyclingnews, el periodista alemán Daniel Friebe aportó notables anécdotas del desinterés de Riis por la dirección deportiva. Así, liquidar los contratos y marcharse de Tinkoff-Saxo con una buena cantidad de dinero en el bolsillo se antoja una solución agradable.

Oleg Tinkov y Alberto Contador

Oleg Tinkov y Alberto Contador

Alberto Contador reaccionó a la noticia de la marcha de su director, vecino y actual mentor en un evento promocional de la Fundación Contador. “Ha sido una persona muy importante en mi carrera y ahora que no va a continuar mi relación va a seguir siendo excelente con él”, explicó según informó la Agencia EFE. En dicho evento también señaló que tanto sus compañeros como él están “tranquilos y centrados” en el aspecto deportivo y, por ende, los vaivenes en el cuerpo técnico no les afectarán.

Oleg Tinkov, por su parte, publicó el lunes una extensa columna en Facebook, replicada después en la web de Tinkoff-Saxo, en la cual deploraba el estilo de dirección de Riis, equiparándolo con Manolo Sáiz o Johan Bruyneel para decir que actualmente “ya no se trata de gritar instrucciones por el pinganillo, sino de realizar trabajo aburrido y meticuloso en la oficina. Es el momento de hombres como Dave Brailsford [mánager de Sky] o nuestro nuevo Director, Stefano Feltrin”, decía revelando la identidad del reemplazo de Bjarne Riis, un abogado italiano que colabora con Tinkov en todas sus aventuras ciclistas y hasta ahora ejercía de CEO y portavoz de Tinkoff-Saxo. Posteriormente glosó las cualidades de los miembros del actual staff del equipo.

En esa misma columna, el millonario ruso realizaba atinados comentarios en torno al modelo de negocio del ciclismo profesional, aportando ideas para mejorarlo y las que a su juicio son las claves para su sostenibilidad en el futuro. La sagacidad mostrada en ese momento contrasta con el cinismo de un tuit publicado hoy, 1 de abril, April Fool’s Day, día de gastar inocentadas en prácticamente todo Occidente. En él nombraba a Lance Armstrong nuevo mánager de Tinkoff-Saxo. Lúcido e irreverente, como siempre.