El cuentakilómetros con el diseño más innovador es analógico y funciona vía GPS.

Otro producto más en la larga lista de éxitos surgidos de las páginas de crowdfounding. El Omata One será un nuevo cuentakilómetros con conexión GPS que ofrecerá los datos más básicos que puede tener a día de hoy un ciclocomputador, aunque este, y a diferencia del resto, los presentará de forma totalmente analógica.

Su singular diseño, tan rompedor como –en cierto modo– antiguo, ha llamado tanto la atención que ya prácticamente podemos hablar de él como una realidad futura. Y es que, aun tratándose de una startup, el proyecto Omata One ya ha recaudado más de los 150.000 € necesarios para poner en marcha su producción. El mismísimo Fabian Cancellara ha apostado por este proyecto y ahora es embajador de la marca.

La información aparece de forma clara y sencilla mediante tres esferas y cuatro agujas; la esfera principal es la encargada de indicar la velocidad, así como la distancia recorrida, mientras que las otras dos esferas secundarias se ocupan de marcar tanto la hora como el desnivel positivo. La sucesión de datos son previamente recogidos vía GPS y posteriormente almacenados en el dispositivo, lo que permite al usuario exportarlos a cualquier aplicación tipo Strava mediante un simple cable USB-C.

La batería dura unas 24 horas y se producirá en color blanco o negro, con un peso de 72 gramos (más 25 gramos por el soporte). El precio de venta en la campaña de Kickstarter es de 499 $, que son unos 436 €. Queda claro que la clave de su éxito y precio radica en la acertadísima fusión de tecnologías actuales con un diseño retro y elegante que lo dotan de una personalidad única.