La medida se aplicará en algunos semáforos en los que las bicis tendrán derecho a girar a izquierda o derecha.

El debate de la posible diferenciación de las normas de circulación vial para las bicicletas afronta un nuevo aspecto de análisis gracias a la medida adoptada recientemente por el ayuntamiento de París. La capital francesa aceptará que los ciclistas pasen algunos semáforos en rojo convenientemente señalizados. La norma se viene aplicando en modo de pruebas desde hace algunos meses, al parecer sin problemas importantes. Los ciclistas deberán respetar en los mencionados semáforos sus propias señales: un ceda al paso con una flecha que indica la dirección que pueden tomar al “saltarse” el rojo. La mayoría de estos cruces permitirán al ciclista girar a la derecha (la opción más segura), aunque en algunos también podrán continuar la marcha en sentido recto. Las bicicletas tan solo podrán pasar en rojo las intersecciones convenientemente señaladas, aunque también deberán dar prioridad a los peatones en todo momento.