Connected Cycle ha lanzado una campaña de micromecenazgo para financiar estos ingeniosos pedales con GPS incorporado que mantendría la bici siempre geolocalizada.

Estos pedales-GPS detectan el movimiento y alertan al propietario de la bici si esta se esta movido cuando previamente se haya dejado anclada en la calle. En el momento del robo, el dispositivo muestra al dónde se encuentra su bicicleta mediante una aplicación disponible para Iphone y Android. A su vez, esta aplicación para teléfonos móviles, muestra un mapa e información como la velocidad, distancia recorrida, o un propio sistema de orientación vía GPS cuando el usuario está sobre la bicicleta.

En principio estos pedales funcionarían y se distribuirían en los países miembros de la Unión Europea, Suiza, Israel, China y Rusia. Si el proyecto tiene viabilidad, se empezarían a comercializar en diciembre de este mismo año. Por el momento, la empresa ofrece un par de pedales convencionales a cambio de una donación de 149 dólares a través de la página Indiegogo. Quienes estén dispuestos a realizar mayores aportaciones recibirían una compensación mayor.