Probamos estos pedales de gama alta, hechos a prueba de bomba, muy rígidos y pensados para la competición.

Aparecidos con la actualización del nuevo grupo Dura-Ace hace poco más de un año, los pedales Shimano Dura-Ace SPD 9000 son los tope de gama de la firma japonesa. La principal aportación de estos pedales se encuentra en el alto nivel de acabados y un nivel de fiabilidad muy elevada (si atendemos a los comentarios de ciclistas profesionales y colegas de profesión que hemos oído varias veces). La buena fama precede a estos pedales que, en realidad, no están “a la última” en su segmento puesto que no siguen el patrón del nuevo sistema de pre-apertura que sí han implantado Look y Time, por ejemplo.

Los Dura-Ace 9000 llegaron al mercado con una amplía posibilidad de personalización. Esto es posible gracias a las varias opciones que Shimano ha puesto en el mercado para adaptarlos al máximo a las necesidades del ciclista: posibilidad de versión con eje 4mm largo (más factor Q), posibilidad de colocar espaciadores de 1 ó 2mm para colocar bajo las calas, así como la posibilidad de adquirir tres tipos de calas en función de su libertad angular (0, 2 ó 6º).

dura_Ace pedales 02b

Cuerpo de composite y eje de acero inoxidable en los pedales SPD-9000.

En marcha
Era la primera vez que nos calzábamos durante una prueba de larga duración unos pedales Shimano. Nuestra experiencia con los de esta marca se limitaban a unas pocas salidas, muy esporádicas. El distribuidor de Shimano en España (Macario) nos envío los Dura-Ace SPD-9000 con dos juegos de calas: rojas y azules. Las primeras son fijas, sin capacidad de rotación del talón; mientras que las azules permiten cierta libertad angular de 2º –aún tendríamos una tercera opción con las calas amarillas que permite hasta 6º–. Hemos usado estos pedales de excelente aspecto y excelentes acabados durante los últimos dos meses y les habremos hecho poco más de 2000 km. La sensaciones han sido excelentes, sobre todo desde el punto de vista del rendimiento. Sin duda, los pedales más rígidos que hemos probado nunca. Tal es así, que al usar unas zapatillas de suela no especialmente rígida, hemos sentido molestias en la zona de apoyo cala-pedal; claramente necesitábamos unas zapatillas de suela bien rígida para compaginar con los Dura-Ace.

El sistema de enganche cala-pedal es bastante clásico, con un muelle situado en la parte trasera que tenemos que vencer al apoyar el pie y que es regulable en la tensión. Las primeras veces cuesta encontrar el punto exacto de apoyo en la punta del pedal para introducir la cala, pero a partir de la tercera o cuarta salida se vence casi por completo esa impericia. El desenganche nos ha parecido casi más intuitivo y sencillo que el enganche. Las calas permiten caminar con bastante comodidad, gracias a una amplitud importante en los puntos de apoyo laterales y a una altura bastante rebajada. Además parecen bastante duraderas. Aunque quizás la duración de la prueba no haya sido suficiente, en el tiempo que los hemos usado apenas hemos sentido ruidos provenientes del roce del mecanismo y que suelen ser molestos. Eso también es una buena señal que indica que la fijación cala-pedal es muy fiable y las dos piezas están siempre bien sujetas, libres de pequeñas holguras que puedan salir con el tiempo.

dura_Ace pedales 04

La tensión del muelle se puede regular con un tornillo en la parte posterior.

En definitiva, los Dura-Ace 9000 son unos magníficos pedales si lo que nos va es el rendimiento. Además, el mantenimiento es muy fácil de hacer, ya que los rodamientos (dos de bolas y uno de agujas) son regulables. Los únicos puntos negativos que podemos ponerles es el peso (unos 40-50g más que otros pedales de este nivel) y el precio (también algo por encima de lo que ofrecen otras marcas en sus tope de gama). La inversión es notable pero lo cierto es que los Dura-Ace tienen pinta de ser muy duraderos.

¿Para quién?
Sin duda, unos pedales válidos para competir por su gran rigidez y seguridad en el enganche. Quizás para usuarios no muy racing es mejor optar por modelos de gama más baja. El peso es el punto flaco y también el precio; pero son los pedales más rígidos y eficaces que hemos usado nunca.

Lo mejor: gran rigidez y rodamientos. Gran superficie de apoyo.
A mejorar: peso y precio.

FICHA TÉCNICA
Cuerpo: carbono
Eje: acero
Placa superior: aluminio
Rodamientos: regulables (bolas y agujas)
Calas: tres modelos en función de la angulación
Incluye: calas tres agujeros
Peso comprobado: 249 gramos (el par)
Precio: 240€ (el par)
Distribuye en España: www.macario.com

Pedales Shimano Dura-Ace