No es que esté viejo para esto ni mucho menos. Al contrario, con sólo 26 años Pello Bilbao tiene muchísimo futuro por delante y un margen de mejora que lo convierte en una de esas esperanzas de futuro de nuestro ciclismo. Para más inri, nació en 1990 y ya sabemos lo que eso significa en este deporte. Sagan, Kwiatkowski, Bouhanni, Chaves, Dumoulin, Nairo Quintana, Aru, Bardet, Matthews, Pinot. Entre otros. La generación española va con unos años de retraso, y por supuesto no es cuestión de compararlos

El ciclista de Gernika hizo ayer su primera diana de la temporada al ganar la segunda etapa del Tour de Turquía, con salida y llegada en Kapadokya. Y lo hizo a lo grande, rematando un trabajazo del equipo Caja Rural, que suma este magistral triunfo al obtenido por Ángel Madrazo en Besseges, allá por febrero. Con la diferencia de que aquel fue en una fuga agónica y en este es el remate perfecto a un trabajo táctico digno de equipos grandes.

No es la primera vez que Bilbao gana en Turquía, pues ya lo hizo el año pasado. En aquella ocasión, no obstante, estaba lejos en la general y no era un hombre vigilado. Esta vez, en cambio, el vizcaíno se ha puesto en segunda posición justo por detrás de Przemyslaw Niemiec, el veterano y rocoso polaco del Lampre-Mérida que se adjudicó la primera etapa de la ronda turca. Bilbao aprovecha así su bien momento que se prolonga desde la Vuelta a Castilla y León. Entonces fue segundo en la general, el primero de los mortales detrás de Alejandro Valverde.

La baja de Barbero

Pero no todo han sido alegrías en esta prueba otomana que recién empieza, y que se prolongará hasta el próximo domingo. Y es que en la primera etapa, una de las mejores bazas del equipo, el burgalés Carlos Barbero, se iba al suelo involucrado en una montonera tal que hubo que neutralizar la prueba durante varios kilómetros.

La caída hizo temer lo peor, y efectivamente los presagios se cumplieron: la clavícula estaba rota y tendría que volver a España para empezar su recuperación. Él mismo lo confirmaría poco después por Twitter. Un desafortunado lance para el joven corredor, que el año pasado sacó cinco victorias y que esta temporada se está viendo delante, pero le cuesta rematar. Sin duda un importante contratiempo para Caja Rural.

Caja Rural lo borda

pello-bilbao-caja-rural-seguros-rga-tour-turquía

Bilbao ya se hizo con una etapa de la ronda turca el año pasado

Pero el equipo no se arredró, y en la jornada de ayer ejerció como auténtica escuadra grande de una carrera. La labor en los últimos 50 kilómetros fue sencillamente perfecta. Había un maillot verde y blanco en cada corte de entidad. Con Lluis Mas al frente de las operaciones, en el penúltimo paso por el tendido puerto de meta –convertido en selectivo merced al fuerte viento- el grupo quedó en poco menos de 20 unidades. De ellos, siete eran del conjunto español.

Tras varios ataques de Vilela y Gonçalves, hubo un movimiento a tres bandas con el portugués, Bilbao y David Arroyo. Se les unió Remy Di Gregorio, y Bilbao lanzó su ataque para irse en solitario mientras sus dos compañeros ‘secaban’ al francés. A Pello lo vieron ya en meta, y el grupo de detrás, totalmente roto pero en hilera, llegó con otros cuatro hombres de Caja Rural en la cabeza. En resumen, cinco del equipo entre los ocho primeros de la general. Gonçalves, además, hizo segundo en la etapa y confirmó un doblete que hace olvidar la marcha de Barbero. Ahora  Bilbao es segundo a 6” de Niemiec, Gonçalves marcha tercero a 11”, y Arroyo, Vilela y Jaime Rosón son sexto, séptimo y octavo respectivamente, todos a 19” del líder polaco.

“Fui a por ello”

Si hay algo que defina en carrera a Pello Bilbao es su determinación. Es un hombre que conoce muy bien sus virtudes y trata de limar al máximo sus limitaciones, sabiendo además que aún tiene margen para progresar más. Lo tiene claro, en definitiva. Y esa lucidez le sirvió para anotarse esta victoria y pelear desde ahora, sin el desgaste que supone el maillot de líder, por la general de la vuelta. Teniendo en cuenta, además, que hay varios compañeros muy cerca.

Bilbao aseguró que no estaba previsto atacar de lejos: “No esperaba atacar desde ahí, pero vi la oportunidad y fui a por ello. Además, sabía que si me cogían estaba Gonçalves para el sprint”. Por suerte para él, no se dio el caso, aunque el luso también hizo su trabajo e impuso su punta de velocidad en el grupo: “Mañana (por hoy) puede ser una buena etapa para él, habrá que estar cerca y ayudarle, pero tratando de guardar fuerzas para lo que queda”, dijo después. Bilbao ya piensa en disputar la ronda turca. O en estar a punto por si la disputa otro del equipo. El joven se hace mayor.