Analizamos la durísima subida grancanaria, emblema de La Cicloturista y a la que muchos conceden la etiqueta de “puerto más duro de Europa”, especialmente por su tramo central de 5 km con un desnivel medio por encima del 10% de media. Con la colaboración de Ziklo.es

La publicación de esta altimetría viene más al caso que nunca en los últimos años, porque recientemente se ha especulado, de nuevo, con la posibilidad de que la Vuelta a España regrese (porque ya estuvo en los años ochenta) al archipiélago canario. Quizás pocos aficionados sepan que estas islas ofrecen al ciclismo, además de un paisaje y un clima inmejorables, una orografía muy variada y auténticos colosos como este Pico de las Nieves: auténtico hors categorie. El Pico de las Nieves es la mayor altitud de la isla de Gran Canaria, alcanzando  una cota de 1.949,96 metros sobre el nivel del mar. Es ésta la mayor altitud de la provincia de Las Palmas y convierte a la isla en la tercera más alta del archipiélago canario, tras Tenerife con el Teide (3718 m), y La Palma, con el Roque de los Muchachos (2426 m). Cualquiera de estas tres ascensiones ocupa un lugar importante entre los puertos más duros del mundo.

Una subida de “puerto a puerto”
Son numerosas las ascensiones que podríamos titular “de puerto a puerto”, al partir del nivel del mar y acceder a grandes montañas. En el caso que nos ocupa hay quien se atreve a considerarlo el puerto más duro de Europa: suponemos que habrá cambiado de opinión en los últimos años al irse presentando en las páginas de Ziklo, especialmente, los auténticos colosos europeos, cuyos nombres es mejor que los vayáis conociendo poco a poco, aunque el mismo Angliru supera, sin duda, al pico grancanario. Con todo estamos hablando de un desnivel acumulado que se acerca a los 2000 m: ¡casi nada!

Para conquistar este Pico de las Nieves partiremos prácticamente desde la arena de la Playa del Burrero y coronaremos en la cota más alta de la isla grancanaria a casi 1950 m de altitud tras más de dos o tres horas de esfuerzo mantenido, según quién sea el cicloturista del que estemos hablando. Esta escalada, sin duda una de las más exigentes del territorio hispano. La salida desde la playa se hace de forma sosegada y con pendientes poco significativas; va a ser tras pasar bajo la autovía a Las Palmas cuando ya se sitúen por encima del 6% y las primeras rampas de dos dígitos hagan acto de presencia de vez en cuando. No son más que aperitivos de lo que nos aguarda más adelante. Así, en un trazado rectilíneo constante, llegamos a Ingenio, localidad cuyo nombre procede del procesamiento de la caña de azúcar en un artilugio mecánico, lo que reafirma su origen histórico como una villa agrícola dedicada a dicho cultivo. Fin de la primera parte de la escalada.

“Bienvenidos al Infierno”
A la salida de esta población, en una rotonda con un cazador y su perro que parecen advertirnos de cuál es nuestro futuro, damos comienzo al segundo tramo que finalizará en La Pasadilla, aún sin especiales agobios y cuando ya llevamos 12 km en continuo ascenso. En este curioso núcleo de población finalizan las conversaciones que hayamos venido manteniendo con los colegas y nos citaremos con ellos, si todo va bien, en la cima. Entramos en el infierno, en el paraje conocido como La Morisca, que nos recibe imponente con una primera rampa al 15%, para que nadie se llame a engaño. Inmediatamente la dureza va en progresivo aumento (16, 18, 20 y hasta un 21% nos quedó reflejado en nuestro clinómetro), a la par que el suelo se deteriora y alguna herradura generosa parece querer evitar que nuestra mente se bloquee ante la visión del enemigo al que nos estamos enfrentando. Hasta el cruce en Cazadores son 5,3 km de una dureza descomunal, con uno de su tramos kilométricos cercano al 15% de media, lo que hace que muchos comparen esta zona con la famosa Cueña les Cabres del Angliru asturiano. Impresionante. Fin del infierno y de la tercera parte.

pico de las nieves 03

El tramo de Cazadores incluye durísimas rampas por encima del 20%.

Hasta el Paso de la Caldera nos faltan aún 4,5 km por una buena carretera, en la que no es raro que aparezca la niebla que nos impida la visión de un panorama espectacular. Ojo a ese nuevo kilómetro por encima del 11%, que va a impedirnos cualquier disfrute visual. Menos mal que, tras él, la pendiente disminuye considerablemente hasta alcanzar dicho paso montañoso que, en breve descenso, nos pone a la altura de la Caldera de los Marteles, cráter de un singular edificio volcánico que surgió durante del Cuaternario en forma de depresión circular de fondo plano con unos 550 m de diámetro y paredes que se elevan un promedio de 80 m: podremos admirarla a la bajada. Y vamos a por la quinta…

Al llegar al cruce hacia la vertiente norte por Cruz de Tejeda, emprenderemos el bonito y refrescante tramo definitivo, en pleno Parque Natural y rodeados de abundante sombra, que nos deja, con alguna rampa de despedida por encima del 10%, en el amplio Mirador al pie del Pico de las Nieves, perfectamente reconocible por la gran bola mimetizada, perteneciente a una estación militar de vigilancia aérea. También conocido como Pozo de las Nieves, debe este lugar su nombre al canónigo José de Leive que ideó la construcción de varios pozos en el siglo XVII para conservar la nieve que caía esporádicamente algunos años. Desde este enclave se contempla un espléndido panorama de toda la zona cumbrera que se halla entre los más espectaculares de Canarias, con vistas al Roque Nublo y los riscos de Tirajana, mientras destaca en lontananza la cima señera del Teide. Excelso.

Con la colaboración de ZikloAltimetrías de Puertos de Montaña

pico de las nieves 04

El Pico de las Nieves nace a nivel del mar y suma casi 2000 m de desnivel.