El lema de la campaña de Polar para presentar el nuevo V650 es bastante explícito: “Polar is back”. El sentimiento de los responsables de la marca finlandesa es de que por fin cuentan con un tipo de dispositivo que ha proliferado en el mercado ciclista de manera muy notable en los últimos años. Hablamos de un ciclo-computador que incluye GPS integrado, altímetro barométrico, captación de datos de potencia, compatible con varias bicis, con web interactiva propia, pantalla táctil y a color… En cuanto a cartografía, en principio este modelo no tiene ni mapas integrados ni función de guiado, pero en la presentación nos comentaron que en breve habrá una actualización que incluirá mapas gratuitos (e implícitamente, posibilidad de guiado a través de una ruta, como de hecho ya sucede con otros dispositivos Polar).

En la presentación quedó claro que con este V650, Polar pretende recuperar el terreno perdido desde que la generalización del GPS diera un vuelco radical al uso de los ciclco-computadores para ciclismo. Nuestra primera empresión es que han tratado de lanzar al mercado un GPS “total”, muy polivalente y capaz de abarcar un amplio abanico de usuarios. Echando un vistazo rápido a la competencia, incluso el precio del V650 (270 o 220€) es bastante competitivo. Cabe destacar que el V650 usa transmisión de datos por Bluetooth Smart (no usa ANT+), lo que lo hace compatible con móviles y demás aparatos con este protocolo. Esto hace que el V650 sea compatible de momento sólo con el medidor de potencia propio de Polar (pedales Kéo Power), aunque otras marcas están ya trabajando en dispositivos con Bluetooth Smart. A nivel de usabilidad y configuración, nos comentaron que se han basado en el sistema Android, “lo cual garantiza un uso sencillo e intuitivo del aparato”.

El V650 genera archivos que son compatibles con las redes sociales como Strava, aunque no habrá un traslado automático de datos. El nivel de configuración de pantallas es de 7×8; es decir, siete pantallas que ofrecen hasta ocho datos en marcha. Además, el usuario puede configurar entre cuatro modos de ciclismo (carretera, montaña, indoor, otros), con otras cuatro bicicletas configurables en cada uno de estos modos. Polar ha diseñado un anclaje propio para este modelo, uno de ellos es un soporte para colocar delante del manillar y que se vende como accesorio a parte. La pantalla es táctil y a color y de 2,8”; en el rato que tuvimos para probarlo funcionó perfectamente tanto con como sin guantes.

En cuanto a autonomía, Polar indica que tiene una autonomía de 12 horas con GPS en marcha y sin sensor de velocidad (el uso de sensores aumenta la autonomía). Durante la presentación, pudimos rodar un par de horas con el nuevo V650 y, en principio, parece un aparato que ofrece muchas posibilidades a un precio bastante contenido; a bote pronto, nos gustó bastante el nivel de personalización de la pantalla y la visibilidad de los datos pese a ser un día muy soleado. Por cierto, el sensor de velocidad-cadencia se vende por separado, el único sensor que se puede comprar con uno de los packs del V650 es la cinta de frecuencia cardiaca. Por supuesto, en Arueda.com disponemos ya de una unidad de prueba del Polar V650, así que en breve ofreceremos una prueba exhaustiva del nuevo aparato.

Más información: www.polar.com/es