La Unión Ciclista Internacional tuvo a bien anunciar ayer por la tarde el positivo de Giampaolo Caruso, ciclista italiano de Katusha, por consumo de EPO. Es habitual que surjan noticias relacionadas con el dopaje en la víspera de las grandes vueltas. Las autoridades aprovechan estos momentos en que el ciclismo está deportivamente en boga para publicitar sus esfuerzos en capturar tramposos. Más aún en tesituras como esta en que la Reforma del ciclismo se encuentra paralizada porque ASO, organizadora de Tour y Vuelta, no cede a las pretensiones de UCI y equipos.

No obstante, el caso de Caruso tiene dimensiones extra. Para empezar, las fechas. La muestra de sangre se extrajo el 27 de marzo de 2012; fue almacenada y reanalizada recientemente “con nuevos métodos científicos” que arrojaron el positivo. Se trata de un protocolo recién implementado desde Aigle en el cual se guardan muestras hasta 10 años para futuros reanálisis. ¿Cómo se decide qué muestras se guardan? “Líderes de grandes vueltas, campeonatos del mundo y ránkings de todas las disciplinas ciclistas”, además de “otras muestras según el riesgo [de positivo] determinado de acuerdo con las recomendaciones de los laboratorios y datos del pasaporte biológico”. Esto es un terreno pantanoso por la subjetividad que implica ese proceso de decidir qué muestras se guardan y cuáles o no, amén de los potenciales conflictos de intereses que pueden surgir durante el mismo.

Otra arista del positivo de Caruso viene de una norma promulgada este mes de enero por la UCI: la 7.12.1. “Si dos corredores u otras personas de un equipo registrado de la UCI son notificadas en un período de 12 meses una infracción antidopaje […], el equipo será suspendido de participar en ningún evento durante un período de entre 15 y 45 días determinado por el presidente de la UCI”. En virtud de esto y por mor de los positivos de Davide Appollonio y Fabio Taborre, el equipo Profesional italiano Androni Giocattoli va a pasar un mes sin competir. Katusha podía verse en una coyuntura similar gracias a la cocaína de Paolini y la EPO de Caruso. Sin embargo, la UCI ya ha aclarado que no aplicará esta norma por el principio de no retroactividad de la AMA, que rige por la fecha de recogida de la muestra pese a que la redacción de la norma refiere únicamente la fecha de notificación de la infracción…

Sea como fuere, Caruso deja libre su puesto en la alineación de Katusha para la Vuelta a España. El equipo ruso se ha declarado “en ‘shock’” por el positivo de su corredor.