Foto: Looker Photography

Es el neumático top performance de Michelin para la bicicleta y usa compuesto de goma derivado de MotoGP.

Tras años en los que el vanagloriado Michelin Pro 4 ocupaba el puesto más alto en la gama de neumáticos de carretera de Michelin, el pasado 2016 apareció el Power Competition. Un modelo de cubierta que, como indica su nombre y como ya ocurría también con su antecesor, está orientado casi exclusivamente a la competición o para situaciones donde necesitamos una goma de las más altas prestaciones. Según argumenta Michelin, la mezcla de compuestos de este nuevo neumático de altas prestaciones tiene su punto fuerte en ofrecer una muy baja resistencia a la rodadura. Tanto es así que según cifras oficiales, este Power Competition ahorra unos 10 W de trabajo por parte del ciclista respecto al Pro 4 Sevice Course. Esto permitiría reducir unos 85 segundos a un ciclista de unos 70 kg para recorrer 40 km a una velocidad promedio de 35 km/h. Informaciones teóricas al margen, es cierto que los nuevos Power Competition ofrecen un feeling realmente extraordinario al rodar, muy similar e incluso superior al que con la misma presión de aire experimentamos con otros neumáticos tope de gama de la competencia. La superficie es totalmente lisa, sin ningún tipo de gravado, con lo que, como ya ocurría en el Pro 4, estos Michelin funcionan a la perfección en asfalto seco, con un agarre excelente en curva, pero no toleran nada bien las situaciones con agua. Con asfalto mojado pierden muchos enteros en cuanto al agarre. Para estas circunstancias, qué duda cabe, Michelin ofrece otros neumáticos como los Power All Season, con un poco de dibujo y un grip mejorado en lluvia. En la báscula registraron 430 g el par, 215 g cada uno, un peso realmente ligero en su segmento, y mostraron un ritmo de desgaste elevado, como no puede ser de otra manera en un neumático de compuesto blando y, por tanto, con altas prestaciones. Como novedad respecto a versiones anteriores, por cierto, Michelin incorpora en toda su gama Power unos prácticos testigos de desgaste, en forma de perforación en la goma y que nos indica el nivel de desgaste en todo momento.

¿Para quién es?

El usuario que busca un neumático específico para terrenos secos y de altas prestaciones, con una excelente capacidad para rodar rápido y un buen agarre en curva. También si aprecia especialmente la ligereza en los neumáticos.

¿Qué le falta?

Algunos modelos de la competencia ofrecen un mejor comportamiento en mojado, gracias a un ligero gravado lateral que entendemos que no perjudicaría tanto en la resistencia a la rodadura y, a cambio, nos ofrecería algo más de polivalencia de uso.