PRUEBA: KTM Revelator Sky Blue

Fotos: Sebas Romero

>>> Galería: Imágenes de Detalle de la Bici

Mirando al futuro. Con cuadro de carbono, frenos de disco y ruedas con eje pasante, es la bici para el cicloturista con perfil 2.0. Siempre lista para salir a disfrutar de la carretera sin prisa, pero sin pausa.

La KTM Revelator Sky Blue (2.855 €) es la hermana pequeña de la familia de bicis de cicloturismo en su versión con discos y que se ofrece equipada con el grupo Shimano 105. Esta es por tanto la apuesta de la firma austríaca para todos aquellos ciclistas no competitivos en busca de una opción equilibrada en lo que se refiere a prestaciones dinámicas y confort y con la mejor frenada posible por un precio medio.

En marcha

La primera impresión sobre esta KTM es muy buena; la bici se muestra rígida y ágil. No nos referimos especialmente a su capacidad de aceleración, la bici supera los 8,5 kg, lo que no ayuda a reacciones fulgurantes, sino a cómo se comporta a la hora de entrelazar curvas, de girar y de maniobrar en definitiva con ella. La firmeza del conjunto cuadro y ruedas, junto a una geometría compacta y muy equilibrada, hacen que la bici sea muy fácil de llevar y que incluso ante maniobras bruscas no perdamos el control de la conducción. La sensación en todo momento es de control y aplomo sobre el asfalto.

Orientada evidentemente a un público cicloturista, a tenor de la configuración de algunos de sus componentes y la inclusión de los discos, la Revelator Sky Blue es una bici que permite recorrer kilómetros y kilómetros con poca exigencia para nuestro cuerpo más allá de la estrictamente necesaria que nos exige el pedalear. La posición es notablemente cómoda, poco aerodinámica, pero relajada para nuestra espalda y cervicales y con una posición del manillar que no nos obliga a tumbarnos sobre el tubo horizontal. Se nota y se agradece sin duda en alguna ruta de fondo que hemos hecho con ella.

Si nos fijamos en las especificaciones, no pasamos por alto sus frenos. La KTM monta la que por el momento es única versión de discos hidráulicos de Shimano para carretera, y que son exactamente los mismos que el fabricante de componentes usa en ciclocross. En todo caso, los nipones son garantía de funcionalidad y eficacia y a la postre los sistemas de frenos hidráulicos más extendidos en las bicis de carretera de la actualidad.

El conjunto de frenos de disco con ejes pasantes de esta KTM apuntan a ser la solución más lógica para bicis con frenos hidráulicos

En este sentido, el quid de la cuestión respecto al montaje de los frenos de disco en esta bici es que están combinados con unas ruedas con eje pasante. Las DT Swiss R24 Spline con ejes de 15 mm delante y 12 mm detrás ofrecen una firmeza y rigidez a la altura de la potencia y exigencia que imprime la frenada de los discos sobre los bujes y los radios y, en definitiva, sobre la rigidez de la bici mientras estamos frenado y manteniendo al mismo tiempo una trazada concreta.

La firmeza y precisión que otorgan los ejes pasantes se nota y mucho. Celebramos esta elección, que en nuestra opinión marca la dirección hacia dónde van a dirigirse los montajes de bicis con frenos de disco del futuro, que necesitarán una mayor solidez en las ruedas. El eje pasante, pues, parece la solución.

>>> Galería: Imágenes de Detalle de la Bici

Otro punto a favor de esta bici y que por otro lado es cada vez más común en el montaje de serie de muchos modelos del mercado son la cubiertas de 25 mm, en este caso, unas Schwalbe ONE que nos proporcionaron un grip sorprendentemente bueno. La sección del neumático ayuda a absorber vibraciones y a hacer los kilómetros un poco más confortables, si la mismo tiempo sabemos encontrar la presión de aire adecuada, pues inflarlos a 9 bares tampoco nos va a ayudar a percibir estas sensaciones.

Con una geometría equilibrada y neumáticos de 25 mm, podrás recorrer kilómetros con menos exigencia física y más confort en marcha

Poco vamos a explicar que no se sepa ya de la transmisión Shimano 105 y que monta al completo esta bici. El grupo quizás más popular de la gama media de los japoneses es eficaz y suave casi como su hermano mayor Dura-Ace, aunque con un nivel de acabados menos lúcido y, por supuesto, más pesado. Para el resto de los componentes han confiado en productos de aluminio marca de la casa –KTM Team–, donde brilla con luz propia el sistema Integred Seatpost Claim. Un sistema de ajuste y apriete para la tija de sillín totalmente integrado en el cuadro que no depende de ningún tipo de abrazadera. Su función la ejerce ahora un pistón alojado en el interior del mismo cuadro y que presiona la tija ofreciendo un extra de aerodinámica y confort al permitir usar un tubo más largo. El resultado es efectivo y totalmente limpio desde el punto de vista estético.

Con una combinación de platos Compact 50-34 y un casete de 11-32, no tendrás problemas para realizar jornadas de puertos encadenados independientemente de tu estado de forma. Otro elemento que sin duda respalda la coherencia con la que ha sido concebida esta bici, destinada al cicloturista clásico que solo busca dar pedales independientemente del ritmo y el recorrido. Y es que con este desarrollo, la bici se lleva fácil en todo momento por muy pronunciadas que sean las subidas.

Aunque entendemos que no es el hábitat natural de esta bici, su punto débil son las aceleraciones y cambios de ritmo. Difícilmente un cicloturista al uso, de los que no miran el crono, lo va a apreciar, pero si alguna vez quieres lanzar la bici de manera repentina, la KTM, con 8,6 kg en talla 55, no sale con demasiada fuerza. A expensas de sus componentes, poco podría limarse el peso si no es incrementando el precio, pero de todas maneras es algo que queremos señalar como aspecto que quizás alguien puede echar en falta.

¿Para quién es?

Para el cicloturista devorador de kilómetros con pocas o ninguna ambición competitiva y que tenga un presupuesto limitado a 3.000 €, que ya es una cantidad muy respetable de dinero. Por ese precio, la KTM ofrece nobleza de reacciones, una conducción muy relajada, confort y la seguridad de una frenada con sistema hidráulico. En su segmento hay algún modelo que hemos probado algo más dinámico, pero si no eres de los que busque una bici de gran fondo especialmente rápida, esta Revelator puede ser tu opción.

A favor – En contra

AFAVOR

Gran estabilidad y frenada.
Agarre y absorción de las cubiertas Schwalbe ONE de 25 mm
Buen comportamiento de la bicicleta sobre asfaltos en mal estado

ENCONTRA

Peso
Poco reactiva

Equipación probador

iconoRopa

Casco – Met Stradivarius HES – 170,00 €
Jersey – KTM Team – n/d
Zapatillas – Pearl Izumi Elite Rd IV – 179,95 €
Gafas– Shimano S61R– 99,95 €
Culote – KTM Team – n/d
Guantes – Shimano Touring – 21,95 €
Calcetines –Pearl Izumi Elite Tall Sock – 17,95 €

>>> Galería: Imágenes de Detalle de la Bici

FICHA TÉCNICA KTM Revelator Sky Blue

Precio 2.855 euros
Peso 8,60 kg (talla 55, sin pedales)
Cuadro Revelator Sky Performance Carbon
Tallas 49-52-55-57-59
Horquilla Revelator Carbon – RoadRace
Plato-biela Shimano 105 5800 Compact (50-34) 172,5 mm
Casete Shimano 105 5800 11-32
Pedales No incluye
Manetas Shimano Ultegra RS-R505 mecánico
Cambio Shimano 105 5800-GS
Desviador Shimano 105 5800 Band-Type
Llantas DT Swiss R 24 Spline disc
Bujes DT Swiss straightpull CL /Eje pasante delantero 15/100 mm y trasero 12/142 mm
Neumáticos Schwalbe ONE 25-622 V Gurard-folding
Frenos Shimano ST-R505
Discos Shimano RT68 CL 160 mm
Manillar KTM Team TM14 Road 42 cm
Potencia KTM Team KT-6 7º 100 mm
Tija de sillín KTM Team SP-719 350/27,2 mm
Sillín Selle Italia SL Flow
Más info KTM Bikes
Website http://www.ktm-bikes.at/

Geometría

Talla 55
Ángulo de dirección 71,5º
Tubo dirección 160 mm
Tubo horizontal 550 mm
Distancia entre ejes 1013 mm
Tubo del sillin 500 mm
Ángulo tubo del sillín 74,5º
Vainas 415 mm
Reach 391 mm