Probamos el nuevo juego de luces Bontrager Ion 100 R/Flare R City, un kit pensado para el ciclismo urbano pero de gran visibilidad en la carretera.

Bontrager sigue ofreciendo pequeños accesorios para el ciclismo muy interesantes. Ya el año pasado sorprendieron gratamente con el lanzamiento de una luz trasera para ciclismo (la Flare R), que emite un haz de luz muy intenso y perfectamente visible a plena luz del día. Directamente emparentadas con ese modelo, ahora hemos probado el kit de luces Ion 100 R/Flare R City.

Se trata de una luz delantera (blanca) y otra trasera (roja) pensadas para hacer visible al ciclista. La principal característica de estas luces es que ofrecen un nivel de intensidad lumínica similar a la de la Flare R. Es decir que la luz se hace visible incluso a plena luz del día. Bontrager las presenta como un kit de luces ideado para el ciclismo urbano. Nosotros lo hemos probado en nuestra bici de carretera en los últimos dos meses.

En marcha

Las Ion 100 R son dos luces de pequeñas dimensiones, con un sistema de correa de silicona flexible (fácilmente adaptable a cualquier diámetro) y carga mediante cable USB. El cuerpo de la luz gira 360º respecto al eje del soporte, con lo que lo podemos colocar en cualquier soporte de sección redondeada que nos vaya bien. La luz trasera incluye un desnivel en la base para que, al colocarla sobre la tija de sillín, quede plana respecto al suelo, salvando el ángulo que tienen las tijas de sillín. Bontrager entrega las luces en un mismo kit de venta (también se pueden comprar por separado), que incluye el cable mini-USB.
El parentesco de estas Ion 100 R con la mencionada Flare R de Bontrager es evidente. Esto se nota fácilmente, sobre todo en la luz trasera, ya que emite un haz de luz muy intensa, perfectamente visible a plena luz del día. No es necesario que haga un día nublado o poco luminoso para que la luz muestre su efecto. La Ion 100 R es una luz roja que se ve a unos 300 m de distancia a plena luz del día, tanto en su modo intermitente como fijo. La luz delantera también emite una intensidad de luz visible de día; aunque al tratarse de una luz blanca, la visibilidad es menos contundente.

La luz delantera cuenta con un modo intermitente y tres modos de diferente intensidad (que permiten administrar la autonomía). Ambas luces tienen también  un pequeño piloto que cuando se queda en posición fija indica que la batería está cargada. En líneas generales, este kit de luces de Bontrager nos ha parecido muy práctico e interesante incluso desde el punto de vista económico.
Por dimensiones, las vemos muy recomendables incluso para los aficionados de estética racing, aquellos que huyen de este tipo de accesorios por considerarlos globeros. Por suerte, pensamos que cada vez hay menos ciclistas con esta mentalidad y vemos muchos que usan luces incluso de día. Para ello, estas Ion 100 R son ideales, por peso, estética, precio y prestaciones… de ellas, sin duda, la más interesante es el poderoso haz de luz de la parte trasera. En cuanto al precio, los casi ochenta euros pueden ser considerables, pero hay que pensar que es un elemento de seguridad y con una vida útil que puede durar muchos años.

¿Para quién?

Un kit de luces muy interesante. Inicialmente pensado para el ciclismo urbano, nos parece ideal para el ciclismo de carretera. Un par de luces (delantera y trasera) muy práctico, de dimensiones reducidas y sobre todo con un haz luminoso muy visible incluso a plena luz del día. Muy recomendable para quienes consideren que hacerse visible en carretera no es un tema secundario.

FICHA TÉCNICA

Precio: 79,99 €
Peso comprobado: 53 gramos (dos luces)
Carga: mini-USB
Visibilidad: 400 m
Autonomía: 15 horas
Más información: www.bontrager.com