Probamos las nuevas zapatas de freno para llanta de carbono de la firma francesa.

Corima es uno de los fabricantes de ruedas más prestigiosos del mercado europeo. La firma francesa es especialista en ruedas de carbono para ciclismo de carretera y mantiene la producción en su sede central situada muy cerca de Lyon (Francia). Varios equipos profesionales han usado sus ruedas en los últimos veinte años. Actualmente son proveedores oficiales del equipo Astana del UCI World Tour y de varios equipos continentales franceses.

Curiosamente, la última incorporación que hemos conocido al catálogo de Corima no ha sido el lanzamiento de un nuevo modelo de ruedas, sino estas pastillas de freno que hemos probado en los últimos meses. Las zapatas de esta marca ya eran reconocidas en el sector por ser bastante duras y con una buena resistencia al desgaste. Esta última versión que hemos probado en Arueda.com ha mejorado, según la marca, la frenada en mojado y también su longevidad.

corima 012

Corima propone estas nuevas zapatas de freno de compuesto más duro.

En marcha

Lo primero que hay que señalar en una prueba de pastillas de freno es que muchos responsables de marcas de ruedas se echarán las manos a la cabeza cuando lean que las hemos usado tanto con ruedas Corima como con otras ruedas “full carbon”. Los manuales de las marcas de ruedas aseguran que sus llantas de carbono sólo son compatibles con sus propias zapatas, que por regla general se incluyen en todo kit básico de compra. Sin embargo, cualquier usuario medianamente avanzado sabe que esto no es una norma inviolable y que hay pastillas en el marcado con las que se sienten mejor independientemente de que coincidan con la maca de sus ruedas de carbono.

Lo primero que nos llamó la atención de las nuevas zapatas Corima es que su anchura, bastante más gruesa que la de otras pastillas de freno. Tras más de tres meses de uso, las zapatas han demostrado una resistencia realmente importante y apenas presentan deformaciones o señales obvias de desgaste. El compuesto empleado por Corima parece ser bastante duro, lo cual se traduce en una frenada bastante poco modulable, especialmente en las primeros dos cientos o tres cientos kilómetros. Al cabo de ese tiempo, las pastillas parecen asentarse para empezar a dar lo mejor de sí, con una modulación y tacto cada vez mejor.

Sobre mojado, las pastillas se comportan muy bien. Hemos tenido que usarlas en un par o tres de ocasiones bajo lluvia y el resultado nos ha sido bastante satisfactorio. Obivamente, siempre hay que anticipar la frenada cuando llueve y hay que ser conscientes de que las llantas de carbono, por mucho que mejoren las pastillas de freno, no son la mejor opción para frenar en lluvia. Pero estas Corima nos dieron un pequeño plus de seguridad.

Otro aspecto importante de las Corima es que pese a su marcado color rojo, no han marcado las llantas de ese color en absoluto. Tampoco hemos sufrido ruidos indesables, aunque hay que advertir de que para colocar bien estas zapatas hay que de ampliar la anchura de los puentes y reajustar el recorrido. En definitiva, unas zapatas recomendables sobre todo por su duración, válidas para cualquier tipo de llantas de carbono, pero que tienen un precio considerable.

corima 014

¿Para quién?

Obviamente, unas pastillas de freno que casan sobre todo con las llantas “full carbon” de Corima. Para los usuarios de otras marcas, pueden ser una buena opción,  han mejorado algo en la frenada sobre mojado y, sobre todo, han conseguido un compuesto bastante más duradero. Eso sí, el precio es elevado.

Lo mejor: Resistencia la desgaste.
A mejorar: Precio.

FICHA TÉCNICA
Disponible: Shimano/Sram y Campagnolo
Uso: llanta de carbono
Color: rojo
Precio: 49€ (el par)
Distribuye en España: BikeOffice
Más información: www.corima.com