Según ha informado su representante Àngel Edo a Cyclingnews, la obligación del Katusha de correr las Clásicas de otoño ha hecho replantearse su futuro al catalán.

Purito quiere irse del ciclismo a su manera, tranquilo consigo mismo y tomando él las decisiones. Y de hecho así ha sido, la primera vez. Cuando en el primer día de descanso del Tour de Francia 2016 anunció entre lágrimas que la carrera en ruta de los Juegos Olímpicos de Río, en la que acabó quinto, sería su última como profesional, el de Parets del Vallès no esperaba para nada estar preparándose, a estas horas, para correr las Clásicas de otoño en Italia.

Pero el Team Katusha, donde ha sido el jefe de filas indiscutible desde que recaló en la escuadra rusa en 2010, tenía otros planes para él. Así lo anunció Joaquim en su visita a la Vuelta a España 2016. El Katusha le obliga a disputar Milán-Turín, Giro del Piamonte, Il Lombardia, monumento que, por cierto, ya ha conquistado en dos ocasiones, y Tour de Abu Dhabi para cumplir con su contrato, en vigor hasta final de temporada.

Bien pues, según ha declarado su representante Àngel Edo al portal anglosajón Cyclingnews, el catalán, como especulaban algunos rumores, contempla todas las opciones (entendiendo todas las opciones como retirarse o continuar en activo). “Joaquim quería retirarse en los Juegos, pero esta obligación de correr en Italia ha cambiado su punto de vista. Quiere dejar el deporte de la forma en que él quiere”.

Durante las últimas semanas se le ha llegado a relacionar con el Bahrain-Merida, aunque el equipo ya ha salido al paso para desmentirlo, pero como aseguraba Edo: “No descartamos nada ahora mismo, no tenemos nada firmado con nadie y hay muchas opciones sobre la mesa”.

En cuanto a su inminente participación en la Milán-Turín mañana, en el Giro del Piamonte el jueves y en Il Lombardia el sábado, Àngel Edo afirma que Purito ha seguido entrenando desde los Juegos pero que su estado de forma es una gran incógnita “en comparación con aquellos ciclistas que han participado en la Vuelta a España y otras carreras más recientes. Lo hará lo mejor que pueda, pero después de dos meses alejado de la competición, es muy incierto el nivel en el que se va a encontrar. Su moral no es buena, por eso”.