El 40 % de los ciclistas profesionales rechazan la reintroducción de los frenos de disco, según una encuesta reciente de la web Cyclingtips.

La introducción de los frenos de disco en las competiciones de ciclismo de carretera es una cuestión que ha generado polémica casi desde su inicio. La falta de consenso entre organizadores, marcas, equipos y ciclistas se ha manifestado en muchas ocasiones. El próximo año, los frenos de disco, de nuevo en modo experimental, volverán a las competiciones del World Tour. En principio, las condiciones de reintroducción de estos frenos son prácticamente las mismas que hubo este año, antes de que el famoso accidente de Fran Ventoso en la Roubaix motivara su prohibición. La UCI se compromete ahora a que los discos sean modificados para que no presenten ángulos cortantes, aunque sin concretar cuáles serán esas modificaciones.

Ante este panorama, ahora sabemos también qué opinan sobre esto los corredores. La web australiana Cyclingtips.com ha publicado una encuesta en la que ha preguntado a unos 500 ciclistas profesionales qué opinan sobre la reintroducción de los frenos de disco en competición.

El resultado de la encuesta invita cuando menos a la reflexión, puesto que el 40 % de los ciclistas asegura que no quieren saber nada de los frenos de disco, mientras que el resto de los encuestados no se muestra tan radical. En el lado opuesto, casi el 16 % de los ciclistas está de acuerdo con la reintroducción de los discos sin matices, mientras que la mayoría (44 %) lo estaría si se introducen algunas mejoras en temas de seguridad.

Mejoras en la seguridad

Esas mejoras en la seguridad de los frenos de disco se centran en dos aspectos. Por un lado, la posible cobertura del disco para evitar que corte o queme al ciclista en caso de caída o, también, la posibilidad de que el canto del disco sea redondeado de tal manera que pierda toda capacidad cortante. Otra demanda de los ciclistas es que, en caso de que usen los discos, estos sean obligatorios para todos los corredores, con la intención de que todos ellos estén en igualdad de condiciones a la hora de competir. Recordemos que en las pruebas precedentes no había tal obligación ni tan siquiera entre los miembros de un mismo equipo.

De momento, la UCI no ha concretado cuál de estas tres medidas (o ninguna) se implantará en 2017. Lo que sí parece claro es que, probablemente empujada por la industria, la UCI está decida a introducir los discos en competición antes o después. Lo curioso es que, según concluye la encuesta de Cyclingtips.com, prácticamente el 90 % de los ciclistas preguntados aseguran que ya están contentos con la situación actual; es decir que no echan de menos ni ven la necesidad de que se introduzcan los frenos de disco.