El segundo día de competición sobre el circuito de Richmond dejó las mismas sensaciones que el anterior. Las carreras son divertidas e interesantes; más aún sí, como sucedió en la manga juvenil masculina, la lluvia convierte el adoquín de las cuestas en una tómbola. Caídas, resbalones, nervios, tensión, una delicia para el telespectador, que al fin y al cabo es descendiente directo de aquellos romanos que iban al circo para ver como leones devoraban a prójimos. Sin embargo, los casi diez kilómetros de calzada cómoda y llana intercalados entre cada sección de repechos son narcóticos para la competición y sedantes para las escaramuzas. Total: la carrera empieza y acaba tantas veces como vueltas tiene el circuito, pero cada vez con menos ciclistas en el pelotón porque los kilómetros, el estrés y los incidentes van limpiando contendientes.

Así fue ayer la carrera femenina. En la cuarta de las ocho vueltas quedaban en el pelotón 90 de las 144 ciclistas que tomaron la salida; en la última, sólo 60. Entre ellas, una española: Ane Santesteban, gata panza arriba en un perfil nada beneficioso para sus características deportivas, finalizó 52º, en el tiempo de la 32º, rubricando una meritoria actuación. No rindieron Anna Sanchis, fuera de tono en Richmond e incapaz de terminar (“no podía con mi alma, ha sido uno de mis peores días en la bici”), ni Sheyla Gutiérrez, que pagó una infección de muelas y terminó lejos de las mejores.

Hubo mil intentos de endurecer, liderados por Países Bajos y Polonia, y varias fugas peligrosas, de las cuales sólo prosperó una de segundas espadas que duró en cabeza las últimas dos vueltas. Las mejores entre las escapadas, la combativísima italiana Vale Scandolara y la australiana Lauren Kitchen, llegaron vivas al penúltimo repecho. Allí las cazaron las favoritas, ese grupo de diez o quince ciclistas que dominan la escena mundial. De entre ellas se destacaron con demarrajes la polaca Kasia Niewiadoma y la británica Elizabeth Armitstead. Esta última era la más rápida y dominó perfectamente los tiempos en el esprint final para batir a la neerlandesa Anna van der Breggen y la estadounidense Megan Guarnier. Se adjudicó así ‘Lizzie’ un arcoíris que, sumado a la conquista de la Copa del Mundo, confirma como reina del ciclismo mundial a quien ya lleva años siendo monarca de la escena británica.

Más accidentada y más loca fue la prueba juvenil masculina. Enganchones y caídas fueron la nota dominante de una carrera que terminó con un zafarrancho tremendo del cual emergió triunfador un austríaco, Felix Gall, que atrapó el arcoíris por centímetros ante el agónico esprint del galo Clement Betouigt-Suire. Los españoles estuvieron discretos y se defendieron lo mejor posible ante una carrera 20 kilómetros más larga de lo habitual en las pruebas españolas de la categoría. Terminaron todos, con Alejandro Gómiz (44º) siendo el mejor clasificado en meta.

Hoy llega la gran cita, ese Mundial masculino absoluto que centra los comentarios y el interés. “Pensar en favoritos no sirve para nada”, asevera Peter Sagan. “Da igual lo que piense o no: es perder el tiempo”, desalienta. Efectivamente, señalar nombres a seguir es un juego a medio camino entre la predicción y el inventariado. En Bet365, ningún calendario se paga a menos de 6€ (los más baratos son Kristoff, Sagan, Matthews, Degenkolb, Van Avermaet y Stybar, por este orden) y hasta 23 ciclistas tienen una cuota de 51€ o menos; así de abierta está la contienda. “No sé [cómo se resolverá la carrera]”, continúa Sagan; “eso es el futuro, y yo no sé pronosticar el futuro. El final es complicado. Quizá llegue un tío o quizá cincuenta”. Lo cierto es que, fiándonos de lo visto en la prueba sub23, probablemente lleguen al último paso por los repechos un centenar de ciclistas; a partir de ahí, cinco kilómetros de locura. Mirando la prueba de chicas, quizá un grupo de secundarios prospere. El reto para España será navegar en este clima de incertidumbre y jugar bien las bazas de Alejandro Valverde en el momento decisivo, Juanjo Lobato en un hipotético esprint y Luis León Sánchez en los ataques lejanos.

El Campeonatos del Mundo de Richmond será retransmitido en directo por Teledeporte desde su salida hasta las 14:55 hasta las 15:30 y desde las 17:30 hasta su final, en torno a las 21:45. Podéis encontrar el recorrido en su web oficial, la participación en la web de la UCI y los resultados en directo en Tissot Timing. El hashtag en Twitter es #Richmond2015.