Dicen quienes saben que cada persona reacciona de forma distinta a los estímulos traumáticos. Por lo general a estos les sucede una descarga de mensajes químicos, reduzcámoslos al nombre de “adrenalina”. Dependiendo del estado anímico y físico, de las circunstancias e incluso del azar expresado por ejemplo en qué se percibe inmediatamente después de que las neuronas empiecen a recibir el impacto de la adrenalina, cada persona sobrelleva el “duelo” de una forma u otra. Por eso a Paolo Bettini la muerte de su hermano Sauro le ayudó a ganar el Giro di Lombardía y a otros la ruptura con su novia les retira del deporte. Por eso, ante una caída, algunos desconectan y la mayoría se vienen arriba…

Ayer la adrenalina llevó a Peter Sagan a cabrearse como un mono, a patear su bicicleta, a pelearse con el médico de carrera, con un comisario y hasta con el regulador. A perder la cabeza, en definitiva, y pasar de la carrera hasta el punto de dudar si le apetece tomar la salida hoy. Lo cierto es que no era para menos. La embestida de la moto Shimano fue un infortunio: coincidió que ésta rebasaba y que él se abrió, variando su trayectoria de forma fatal. Pudieron haber ido todos al suelo, o sólo los motoristas, pero resultó que fue él el gran afectado. Tiene derecho a quejarse. Tiene derecho a cuestionar la conducta del conductor. Tiene derecho a poner en tela de juicio la pertinencia de tantas motos en las carreras ciclistas, e incluso la cualificación de quienes las manejan. Los numerosos sucesos de esta índole acaecidos durante la temporada obligan a los organismos, ya sean reguladores u organizadores, a reaccionar.

Ayer la adrenalina llevó a Jasper Stuyven a dar un punto más de lo que había mostrado en toda una temporada en que la mala suerte en forma de caídas desarmó lo construido en Álora. No obstante, dicen quienes saben que la carrera que el galgo no da se queda en sus piernas. El belga de Trek ha llegado fresco a la Vuelta y gracias a eso pudo superar el doble paso por la Cresta de Gallo con los mejores pese a sus casi 80 kilos e imponerse al esprint con el escafoides roto por una caída previa. Le auguran que será un número uno en el futuro y esta muestra de coraje y fuerza avala esa teoría para frustración de Pello Bilbao, que una vez más rozó esa gran victoria que haría honor a su calidad deportiva.

Ayer la adrenalina no se manifestó en Kris Boeckmans. No ante las cámaras, al menos, aunque probablemente circulara desbocada por las venas de su cuerpo inmóvil buscando reaccionar a la repentina agresión que había sufrido. El menor de los nombres de esa montonera que eliminó a ilustres como Van Garderen, Dan Martin y Bouhanni fue la persona más afectada. Traumatismo facial severo, conmoción cerebral, tres costillas rotas, un pulmón perforado. Coma inducido. La cara aplastada en el asfalto. Las almas de todos los espectadores en los pies. Su familia y compañeros en el hospital de la Virgen de la Arrixaca, preocupados, a los pies de su cama. Que se ponga bien, por favor.

Los sucesos de ayer, las tensiones antes, después y durante de subir y bajar la peligrosa Cresta de Gallo, prometen alterar el normal desarrollo de la etapa de hoy. Son apenas 170 kilómetros sin mayor misterio que el propio de una carretera de costa y rematados con un doble paso por una subida tipo muro de esas que caracterizan a la Vuelta, la llamada Cumbre del Sol, también conocido como Alto de Puig Llorença, en el término municipal de El Poble Nou de Benitatxell. Se espera un Purito o un Valverde, aunque viendo los finales de Caminito del Rey y Cazorla es factible otra exhibición de Chaves.

La Vuelta a España es retransmitida en directo por TVE, Teledeporte y Eurosport, que conectan cada día en torno a las 16:00. Podéis encontrar un análisis del recorrido aquí y los resultados en ProCyclingStats. El hashtag en Twitter es #LV2015. En Arueda.com os ofrecemos información, análisis y anécdotas en la sección Rock n’Vuelta.