La historia normalmente se ejecuta hacia delante, pero también surgen tesituras en las cuales se formula hacia atrás. En otras ocasiones, simplemente, se reescribe. Nada como contar un relato varias veces para fijarlo en la memoria, en la propia y en la ajena. Ayer, acabada la etapa, Eusebio Unzué contó a varios medios de comunicación que el miércoles, a 75 kilómetros de meta, Alejandro Valverde no demarró desde el grupo y se puso a rueda de Alberto Contador para secarlo, sino para colaborar con él.

“¿Dónde iba Contador solo?”, razonó el máximo responsable de Movistar Team. “Valverde alcanzó a Contador para intentar aprovechar la situación de que ambos equipos disponíamos de corredores en la fuga. Pero entonces el líder fue corriendo a cerrar el hueco consciente el peligro que la situación entrañaba. No fue una situación de control, sino que buscamos una causa común para ver si podíamos hacer hueco los dos juntos”. Sucede que los actos de Valverde, complementados por un tirón de Anacona para cerrar la ventaja del pinteño, no transmitieron ningún ánimo de colaboración. Tampoco las palabras del murciano, “no podíamos dejar marchar a Contador porque está muy cerca de mí en la general”, sonaban a cooperación. “No he comentado nada de lo de ayer [por el miércoles] con Valverde porque hemos ido muy rápido todo el día”, fue el sucinto comentario del líder de Tinkoff-Saxo cuando se le preguntó por la polémica fratricida.

Ayer la historia tuvo afán por reformularse. Subiendo el Col du Glandon, penúltima dificultad montañosa de una etapa extenuante como todas las precedentes, Contador atacó en busca de un grupo de jugadores menores de la general que podían beneficiarle en su pelea por el podio. Cuando él demarró, Quintana abrió a Valverde la puerta para que saliera a secarle. No lo hizo y el pinteño se marchó sin oposición. En ese punto Sky, prácticamente desarbolado, jugó frío: mantuvo a Roche marcando el ritmo, sabiendo que Contador tejía hueco y eso terminaría por desesperar a Movistar. Finalmente fue Nibali quien abrió fuego, y a su albur se dispararon Valverde y Quintana. El resultado fue un grupo de favoritos muy diezmado y el murciano coronando sensiblemente cortado.

En la bajada al pie de los Lacets de Montvernier, donde se vivieron fuegos de artificio, todo se anuló. Sin embargo, las sensaciones continuaron vigentes. Alejandro Valverde mostró su primer signo de vulnerabilidad de esta fase decisiva del Tour. Hizo lo propio Sky: pese a lo irresistible de Froome y la solidez de Thomas, el bloque de gregarios formado por König, Poels, Porte y Roche no rinde magnífico. En un escenario como el de hoy, con el Col de Chaussy a balón parado, el anglokeniano puede quedar prácticamente aislado muy pronto si unos rivales ambiciosos le buscan las cosquillas tratando de escribir la historia de la Grande Boucle hacia delante. Después tendrán Croix de Fer y La Toussuire para desarrollar y concluir una narración que puede resultar lo mismo épica que sosa.

El Tour de Francia es retransmitido en directo por TVE, Teledeporte y Eurosport, que conectan cada día en torno a las 14:00. Podéis encontrar las altimetrías en inrng y los resultados en ProCyclingStats. El hashtag en Twitter es #TdF2015. En Arueda.com os ofrecemos información, análisis y anécdotas en la sección Rock n’Tour.