BMC da un paso adelante en el segmento endurance con su nueva Roadmachine, una bici todoterreno, tecnológicamente avanzada y diseñada para ir deprisa.

Integración de componentes, ligereza, frenos de disco y diseño aerodinámico, son algunos de los aspectos fundamentales de la nueva creación de la marca suiza. Una bici que rompe con la tendencia de un mercado claramente encaminado a la especialización de todos sus productos, y que ahora parece ir un poco más allá en el terreno del endurance. Para llevar a cabo su cometido, BMC ha decidido apostar por un modelo que de algún modo ha intentado reunir lo mejor de cada uno de los segmentos más populares en la actualidad. Véase; bicis aero, escaladoras, semiaero, gran fondo, cicloturismo, etcétera.

Con la vista puesta en el usuario que quiere adquirir una bici con la que poder pedalear al máximo en cada uno de los terrenos, BMC ha diseñado una con la que poder subir, llanear y bajar con las máximas garantías.

Diseñada en el laboratorio de I+D Impec Lab, la Roadmachine se ideó como una bici endurance, pero con una elevada eficiencia de pedaleo y rigidez torsional como prioridad. Para ello se han reforzado los tirantes –muy bajos y finos– y de esta forma incrementar la rigidez del triángulo trasero. Del mismo modo y, al igual que la Teammachine SLR01, la Roadmachine está equipada con una tija tipo D diseñada para proporcionar el máximo confort. Además, la combinación de las nuevas tecnologías aplicadas a las llantas y los mayores volúmenes de neumáticos buscarán ofrecer una gran comodidad en las rutas más maratonianas.