“Estoy muy orgulloso de ser protagonista en una etapa como esta”. El martes por la tarde, Alberto Contador no parecía estar representando ningún papel en sus apariciones ante la prensa. Visiblemente emocionado, tocado por la adrenalina que había recorrido su cuerpo durante las tres últimas horas de la etapa del doble paso por Aprica con el Mortirolo entre medias.

Katusha empieza a guiar al pelotón en el descenso de Aprica con ritmo endiablado, Chernetckii y Lagutin en cabeza, el aspirante a top5 Yuri Trofimov a rueda, Ilnur Zakarin en contención. De repente, pinchazo de Contador en la rueda trasera; Ivan Basso le da la suya porque es la única que lleva un piñón de 30 para una cadencia ágil. Todos los Tinkoff-Saxo se ponen a tirar del pinteño en el tramo de llano previo al Mortirolo. Antes de llegar al coloso, a Contador sólo le queda Roman Kreuziger para contrarrestar a Katusha, que ha recibido el refuerzo de un Astana enzarpado, mordiendo porque ha olido sangre. El superclase madrileño encara en solitario las rampas de doble dígito y en ellas, pedalada a pedalada, alcanza la cabeza de carrera en la que Mikel Landa marca el ritmo y Fabio Aru sufre como nunca en su vida. Fue el principio de un extenso e intenso final feliz para Contador. Demasiada emoción para no emocionarse.

Steven Kruijswijk y Alberto Contador, Mortirolo arriba

Steven Kruijswijk y Alberto Contador, Mortirolo arriba

La jornada dejó dos grandes polémicas. Por un lado, el acelerón de Astana y Katusha para aprovecharse del infortunio de Contador. “No han tenido ninguna clase. No han mostrado respeto por la ‘maglia rosa’”, dijo un ortodoxo Oleg Tinkov. Su subalterno Lars Michaelsen despachó: “No ha sido honorable. Si quieren luchar con Contador, deberían hacerlo con deportividad”. Los aludidos, por su parte, se defendían alegando que el pinchazo no había sido anunciado por radio vuelta. Alexander Shefer, director de Astana, también dijo que no podían dejar marchar a Yuri Trofimov sin más. Mikel Landa, por su parte, fue honesto y directo relatando que se enteraron del problema del líder del Giro d’Italia y por eso aumentaron el ritmo.

Mikel Landa (Astana) celebra su victoria en Aprica

Mikel Landa (Astana) celebra su victoria en Aprica

Landa fue el protagonista de la otra gran controversia cuando Mortirolo arriba tuvo que guardar la cara de su capitán Fabio Aru durante casi un cuarto de hora. El alavés de Murguía pedaleaba impertérrito; el sardo se retorcía; Steven Kruijswijk, el neerlandés que ha escapado de la desgracia permanente de Lotto-Jumbo a fuerza de tesón, avanzaba perplejo y sencillo hasta el punto de que, en un momento dado, decidió escaparse en solitario. Después Contador rebasó al dúo de Astana; fue ahí cuando Aru liberó a Landa para marcharse. Tras esto vino el calvario del ‘maglia bianca’, que coronó junto al sorprendente Andrey Amador, perdió su rueda por un pinchazo y solventó el eterno falso llano de Aprica con menos de tres minutos de pérdida. “Podría haber perdido 20”, resopló aliviado en meta.

Fabio Aru (Astana) sufriendo

Fabio Aru (Astana) sufriendo

Los 40 kilómetros de soledad no volvieron a Aru contra su compañero. “Ha sido correcto en todo momento. Yo no estaba bien y me esperó hasta que le dije que se marchara. Un líder debe serlo también para dejar a sus compañeros jugar sus cartas. Es lo justo”. Curiosamente, quien atizó las insidias fue Contador con dos frases clave: “Astana ha abandonado a su líder” y “Pienso que Fabio Aru hoy no estará hoy contento”. Quizá dolido por el tirón previo al Mortirolo, o quizá porque el vasco le birló la victoria de etapa a un Kruijswijk que había ejercido de gregario improvisado para el pinteño, quien le elogió: “Ha sido el más fuerte del día. Merecía el triunfo”.

Alberto Contador (Tinkoff Saxo) ha hecho buenas migas con Steven Kruijswijk (Lotto-Jumbo)

Contador ha hecho buenas migas con Steven Kruijswijk (Lotto-Jumbo)

Tras la locura vienen los retos. Quedan tres etapas de alto voltaje: la subida y bajada al Monte Ologno de hoy, los dos puertos santos y la llegada a Cervinia del viernes, el Colle delle Finestre y Sestriere el sábado. En ellas, Contador querrá aguantar el tirón y llevarse el ‘rosa’ sin gastar energía de más de cara a julio, ni por supuesto sucumbir ante Astana. Él mismo azuzó a los celestes ayer ante la prensa: “Si yo fuera ellos, atacaría”. Por su parte, Landa reconoce que esta situación es “nueva” para él, pero asevera que entre Aru y él deben “dar guerra” al pinteño. El sardo no parece estar para muchas fiestas.

Luego están los retos del segundo plano. Andrey Amador, con toda Costa Rica a su espalda, se encuentra a sólo un minuto del podio de Aru. Su capacidad de resistir entre los grandes y su solidez ante tantos esfuerzos consecutivos aún están por probar. Sólo ha terminado una vez entre los diez primeros de una ronda por etapas de categoría World Tour, la Tirreno-Adriático de 2013 (8º); no obstante, tampoco ha acudido a ninguna como líder de este Movistar de jerarquías rígidas. Yuri Trofimov tiene la tercera posición a tres minutos y medio, pero parece estar en un gran estado de forma y Katusha es un show; Leopold König, 6º en la general, es un gran fondista y tiene ante sí una ocasión fenomenal para ganar galones dentro de Sky. Y luego está Kruijswijk, peor situado en la general pero con unas piernas sensacionales que le cualifican para optar a alguna victoria de etapa y a la clasificación de la Montaña que ahora mismo lidera con un punto de margen sobre el vasco Beñat Intxausti.

Andrey Amador (Movistar Team), cerca del podio del Giro

Andrey Amador (Movistar Team), cerca del podio del Giro

A todos estos retos podemos sumar otras historias menores, como Ryder Hesjedal sintiéndose acosado por Tinkoff-Saxo en cada uno de sus denodados intentos de escapada o la curiosidad por si Carlos Betancur será capaz de alcanzar algún laurel y certificar su retorno al primer nivel. El Giro d’Italia de los giros argumentales tiene muchas líneas a seguir, más ése punto de locura que le está siendo inherente. Quedan tres etapas y el fin de fiesta de Milán; no parece que nos vayamos a aburrir.

Alberto Contador firmando autógrafos

Alberto Contador firmando autógrafos

El Giro d’Italia está siendo retransmitido en directo cada día por Teledeporte y Eurosport a partir de las 14:30, aproximadamente. Puede ser seguido en Twitter a través del hashtag #Giro. En Arueda.com os ofrecemos información, análisis y anécdotas en la sección Rock n’Giro.