Bjarne Riis está de vuelta. El que fuera director del Tinkoff-Saxo y que el año pasado vio interrumpida su actividad como manager general por primera vez desde el año 2000, ha anunciado este mediodía su regreso en una rueda de prensa. Y lo hará con un equipo World Tour. Lo hizo, cómo no, acompañado por Lars Christensen. Para que vayan atando cabos: el fundador de Saxo Bank. Y es que ambos llevan juntos desde 2008. Ahora, los dos anuncian que crearán una sociedad conjunta que invertirá, de inicio, cinco millones de euros en diversos proyectos relacionados con el ciclismo.

Ayer, algunos medios apuntaban varias posibilidades para que esta nueva estructura acceda al máximo escalón del ciclismo mundial. Y una de ellas era la compra de la licencia de Tinkoff, según el diario danés Extra Bladet. Sin embargo, nada de esto se ha hablado hoy en la comparecencia. “Hay muchas opciones de crear un equipo. Una es montar una estructura propia, otra es comprar un equipo o una licencia”, es todo lo que ha dicho cuando se le ha preguntado. Ni una mención a su ex jefe, salvo la de agradecerle “todo lo que he aprendido” trabajando para él. Oleg Tinkov se marcha del ciclismo a finales de esta temporada, tras no convencer a los estamentos ciclistas de las reformas que pretendía implementar y no lograr apoyos. Su estructura, además de la licencia, tiene comprometidos los contratos de Rafal Majka y Peter Sagan, hasta 2017.

Sin embargo, Riis pretende realizar un proyecto más profundo. De ahí la inversión de cinco millones con su socio Christensen. El modelo de negocio pasa por una app de nutrición y entrenamiento, vacaciones de lujo en Lucca, bicicletas estáticas, un centro de tests para deportistas, desarrollo de merchandising e incluso entrenamiento con realidad virtual entre otras cosas. Una serie de proyectos adyacentes al equipo y que se conciben para darle soporte económico.

Tampoco comentó nada sobre otro de los rumores que circulaban ayer, y es que el patrocinador principal llegaría de un país como Bahrein. Riis se ha limitado a decir que está hablando “con varios inversores que no puedo comentar ahora”, y admite que una de las posibilidades abiertas es que el equipo vea la luz en 2018 y no el año que viene, como desean: “Podríamos hacerlo, contamos con que es una opción”.

Despedida de Tinkoff-Saxo

La relación de Riis con el excéntrico Oleg Tinkov fue de todo menos estable desde que el magnate ruso llegase al equipo en 2013. De hecho, ya aquel año cuando Contador terminó cuarto en el Tour incapaz de contrarrestar a Froome, el propietario del equipo atacó primero al madrileño, pero también al entonces director y ex ciclista danés. Pero la última refriega importante tuvo lugar en marzo del año pasado.

En la etapa reina de la Tirreno-Adriatico, Nairo Quintana dejaba sentado a Contador nada más comenzar la subida al Terminillo. Y Tinkoff la tomó esta vez con el director escandinavo. Según desveló en su momento el diario L’Equipe, ambos tuvieron una fuerte discusión por la falta de resultados del equipo, que en aquellos momentos apenas sumaba dos victorias en más de dos meses.

Oleg Tinkov Alberto Contador Peter Sagan

Tres días después, el equipo anunciaba que Riis había dejado de tener un papel activo en el equipo. Y apenas una semana más tarde se hacía oficial su cese. En el comunicado del equipo sólo se aludía a que no era “una cuestión económica, sino de falta de resultados”. Un desenlace anunciado en vista de las continuas tensiones.

Saxo Bank deja Tinkoff

También era cuestión de tiempo que, con Riis fuera de la estructura rusa, Saxo Bank también abandonase el barco. La entidad bancaria danesa ha estado siempre ligada a la figura del director desde que en 2008 desembarcasen en el CSC que dirigía, y que todavía algunos recordarán por la bicefalia entre Carlos Sastre y los hermanos Schleck en el Tour de Francia y la victoria del español en Alpe D’Huez.

De hecho, se apunta que Saxo Bank será, muy probablemente, una de las empresas patrocinadoras de este nuevo proyecto de Riis. En cualquier caso, el banco aguantó hasta el final de temporada como tenía comprometido y después anunció su marcha del proyecto. De modo que Tinkov es la única cabeza visible del equipo. Aunque, realmente, ya lo era desde que llegó y comenzó a llamar la atención.

Rumores de regreso

Los rumores de regreso de Riis se llevan cantando en los mentideros desde finales del pasado verano. De hecho, las primeras historias apuntaban a una recompra del equipo Tinkoff por parte del vencedor del Tour de Francia 1996, que confesó en 2010 haberse dopado en toda su carrera deportiva. Sin embargo, las reacciones del excéntrico magnate ruso no fueron las esperadas.

Después se le vinculó a otras estructuras deportivas emergentes que trataban de dar un paso adelante. Por ejemplo, el recién ingresado en el World Tour, el equipo africano Dimension Data. La última vez que apareció el nombre de Riis vinculado a un equipo fue con la ruptura del acuerdo entre Cult Energy y Stölting. Sin embargo, la empresa alemana terminó por hacerse cargo de toda la estructura.

Hay quien piensa que la vuelta de Riis no es positiva para el ciclismo por su oscuro pasado. Otros creen que la aparición de un nuevo proyecto siempre es buena para este deporte. El caso es que, desde hoy, Riis ya prepara su enésimo desembarco en el pelotón con un proyecto World Tour del que el equipo es sólo una parte más, y que por tanto parece ser una apuesta ambiciosa y a largo plazo.