Uno de los nombres más controvertidos del ciclismo internacional en los últimos años anuncia su proyecto para 2017. Bjarne Riis ya llevaba tiempo tratando de dar forma a una iniciativa tras su sonada marcha de la estructura de Tinkoff-Saxo, que luego pasaría a ser sólo Tinkoff y que acaba de cerrar la persiana con el final de la presente temporada. Y, finalmente, ha alcanzado el objetivo que buscaba.

Esta tarde lo ha anunciado el propio Riis junto con su socio Lars Seier Christiensen en una rueda de prensa. El movimiento no es otro que tomar definitivamente el control de uno de los grandes equipos contientales de Dinamarca: el Team Virtu Pro-Vélo Concept, y aumentar la plantilla con corredores daneses, al menos hasta ahora. Por tanto, el nuevo salto del que fuera ganador del Tour de Francia en 1996 se dará en la tercera y última categoría del ciclismo profesional.

Pero eso no es todo, y es que el dirigente danés ha dado un giro de 180 grados en su propia forma de pensar el ciclismo y ha pasado de no estar interesado en el ciclismo femenino a controlar, también, el Team BMS Birn de féminas, que en 2017 competirá en el Women World Tour y adoptará el mismo nombre de la estructura masculina. Además, anuncia el fichaje de la campeona de EEUU contrarreloj, Carmen Small.

Asentado desde julio

Realmente, la andadura de Riis con el Team Virtu Pro-Vélo Concept no es del todo nueva. Junto con su socio Seier, antiguo hombre fuerte de Saxo Bank, cogió los mandos del Team Trefor y cambió su nombre de cara al pasado Tour de Dinamarca. Desde entonces se ha ido haciendo con la estructura y para esta próxima temporada 2017 dará un salto de calidad en plantilla y dotará al equipo de una mayor inversión.

bjarne-riis-team-virtu-pro-veloconcept-2017-mads-wurtz

Mads Würtz, el gran valor danés, se marcha a Katusha.

La plantilla masculina será, por el momento, de 13 corredores entre los que solo falta uno por anunciar. Mantiene a ocho de los actuales ciclistas: Kasper Asgreen, Niklas Eg, Niklas Larsen, Mark Pedersen, Mads Rahben, Thomas Riis, Nicolaj Steen y Andreas Jeppesen. Y para completar, incorpora a cuatro ciclistas del Stölting, que desaparece de la división Profesional Continental: Michael Svendgaard, Michael Reihs, Rasmus Guldhammer y Alexander Kamp. Ciclistas que ya se han curtido durante este año en la segunda división y que, según el propio Riis, “harán que podamos pelear por lograr victorias tanto en carreras de Dinamarca como en pruebas internacionales”. Pierden, eso sí, a Mads Würtz Schmidt. El excampeón del mundo sub23 contrarreloj que se va a Katusha.

World Tour en… ¿2018?

Desde que empezó a planear su regreso, Riis siempre ha mantenido públicamente que quería volver con un proyecto ambicioso. Y precisamente eso, ambición, es lo que sigue teniendo, porque aunque en otras declaraciones públicas ha asegurado que no tiene especial prisa por subir de categoría, en la última rueda de prensa ha deslizado que aspira a ser World Tour de cara a la temporada 2018. No es, desde luego, una cuestión menor.

Más bien al contrario, casi podría decirse que esa intención del ex director de Tinkoff es un tanto quimérica. Porque subir a WT en apenas un año, y desde Continental, supondría correr demasiado en algunos aspectos. El primero de ellos, el nivel de los propios corredores. Un salto de dos categorías sería demasiado. Tendría que suplirlo con otros ciclistas, daneses o no, que sí den la talla, que cobran bastante más -por lo que se necesitaría mayor inversión- y que sean capaces de ayudar al grueso de la plantilla que no conoce la categoría.

Pero no sólo eso. Además, la UCI pretende hacer algunos cambios en el World Tour y tocar la reforma que tenía planteada, de manera que los equipos actuales puedan recibir una licencia de dos años. No sería sencillo para Riis lograr un hueco en 2018 con estas condiciones, a menos que desapareciese algún equipo. En cualquier caso, el director danés ya piensa en 2017 y en la forma de crecer en este deporte. Veremos cuál termina siendo el siguiente paso.