En el ciclismo a veces se dan algunas paradojas. Situaciones curiosas e improvisadas que no estaban en el papel y, sin embargo, ocurren. Por eso es el mejor deporte del mundo, porque se presta a las sorpresas. Y hoy Cocentaina ha vivido uno de esos episodios en un Campeonato de España en Ruta que traía más nombres que los años anteriores y, sin embargo, lo ha ganado un corredor como José Joaquín Rojas que llevaba sin alzar los brazos desde enero de 2015.

Ni Valverde, Ni ‘Purito’, ni Mikel Landa. Rojas. Y bien ganado, además. Recordando a aquel corredor que prometía estar entre los mejores sprinters del pelotón. Ahora, a sus 31 años, suma ya el segundo título nacional reconvertido en un gregario potente, rodador, con punta de velocidad y capaz de pasar la media montaña. Ahí está ahora la fortaleza de José Joaquín Rojas. Ayudado por el control que aplicó su equipo –como todos estos últimos años- cimentó una gran victoria.

El de Cieza saltó desde el pelotón en la cuarta vuelta –de seis- al sinuoso circuito con salida y llegada en la localidad alicantina y se incrustó en el grupo cabecero donde estaban sus compañeros José Herrada y Rubén Fernández. Una vez más, la superioridad numérica y deportiva de Movistar fue manifiesta. Mirasen donde mirasen, siempre había un azul al acecho.

Contador, el gran ausente

Así que lo que se preveía un festival por parte de los grandes nombres del ciclismo español quedó eclipsado por un puñado de ciclistas ‘clase media’ que tuvieron la actitud y el arrojo necesarios para pelear el maillot. La cosa ya empezó a pintar mal ayer por la mañana, cuando a primera hora comenzó a circular el rumor de que Alberto Contador no estaría en una cita diseñada con un recorrido más selectivo precisamente para atraer a gente como él.

Noticia que poco después se confirmó. El madrileño, que intentará ganar el Tour a partir del sábado que viene, amaneció con una afección de garganta y decidió que lo más prudente era no tomar parte. Poco después, su compañero Jesús Hernández anunciaba que tampoco estaría en la línea de salida.

Tampoco los otros aspirantes a lucir los colores de la selección en Río –por cierto, el uniforme oficial fue presentado antes de la salida, con más amarillo que rojo- estuvieron muy finos. Cierto que el calor afectó, pero el caso es que ninguno de los tres magníficos que quedaban tuvo protagonismo. Valverde terminó cuarto, liderando el sprint del pelotón tras una carrera más o menos tranquila para él. Landa llegó en la parte central del primer grupo y ‘Purito’ terminó incluso con unos segundos perdidos.

 

jose-joaquin-rojas-jordi-simon-cocentaina-campeonatos-españa-movistar-team

Jordi Simón y Vicioso, entrando en Cocentaina. Foto: Ángel Vivar

La agradable sopresa de Jordi Simón

La sorpresa positiva la ha puesto Jordi Simón. El catalán ha firmado una medalla de bronce que es, sin duda alguna, su mejor resultado como profesional. Además de dar visibilidad a un equipo como el Verva-ActiveJet. De hecho, de una arrancada suya se formó el grupo en el que entró Rojas y que perseguía a Rubén Fernández (Movistar) y el local y muy querido David Belda (Roth-Skoda). También entró Ángel Vicioso (Katusha).

En ese pequeño grupo cabecero, con un segundo paquete pisándoles los talones, sí fue Rojas quien lanzó el ataque definitivo. Simón y Vicioso respondieron en un principio, pero acabaron cediendo. Rojas entró coronado en Cocentaina, mientras Simón se dejó las piernas y el alma en los últimos kilómetros para que el pelotón no los cogiera. Y lo logró por muy poco, apenas unos segundos. Vicioso se aprovechó y acabó colgándose la plata, con Simón bronce.

Se acabaron los Campeonatos de España, que coronan de nuevo al equipo Movistar como en las últimas temporadas. Desde que el ciclismo español apenas tiene cuatro equipos, esto es lo que hay para bien y para mal. Otra carrera que pasa, otro mes que se nos va. Y, ahora sí, el Tour de Francia asoma a la vuelta de la esquina.